5.1. Tipos de piedra

5.1. Tipos de piedra

1. Introducción La piedra como material de construcción ha sido utilizada por el hombre a lo largo de toda su historia. Tiene buenas características como material resistente y, al mismo tiempo, es un elemento decorativo muy apreciado. La piedra natural se integra fácilmente en las construcciones, tanto en sus exteriores como en sus interiores, ya que produce una sensación de contacto con la naturaleza que aporta sensación de confort y seguridad y es un motivo de distinción y categoría que ofrece un sin fin de soluciones y posibilidades tanto en lo decorativo como en lo funcional. La piedra natural es un elemento del pasado, del presente y del futuro, ya que, a pesar de la tecnología y de las continuas innovaciones, sigue siendo un material de confianza para la arquitectura y la ingeniería. La piedra natural es un material resistente y duradero. Se ha usado y se usa en todo tipo de construcciones, tanto en obras de edificación como en obras civiles, y puede encontrarse en las calzadas, acueductos y teatros romanos, en los distintos edificios monumentales de ayer y hoy, como son las catedrales, o en infinidad de plazas y espacios abiertos urbanos. También es muy apropiada para el arte funerario. 2. Tipos de piedra natural: propiedades y aplicaciones. Existe en el mercado una gama amplía de tipologías de piedras naturales, cada una con características propias relacionadas con su naturaleza y formación. En España, hay canteras de extracción de todo tipo de piedra ornamental repartidas entre todas sus Comunidades Autónomas. Una buena parte de la extracción se destina a la exportación. Las piedras naturales se extraen de la naturaleza y se manipulan según su posterior uso. Son creadas por los ciclos geológicos naturales y se presentan en distintos tipos de estructuras. Según su proceso de formación, pueden ser, por ejemplo, porosas o estar formadas en láminas o en granos. Según su naturaleza u origen, se pueden dividir las piedras en general (rocas) en: – Ígneas: se forman al enfriarse y solidificarse el magma volcánico. – Sedimentarias: se forman debido la presión de las capas superiores sobre los sedimentos que se han ido acumulando a lo largo del tiempo en capas de miles de metros de espesor. – Metamórficas: se trata de rocas ígneas o sedimentarias ya formadas que vuelven a cambiar

Leer más

5.2 Requisitos de calidad

5.2 Requisitos de calidad

4. Requisitos de calidad de los elementos de piedra natural, Principales defectos. Las piedras naturales deben cumplir las características exigidas en las diferentes normas. Lo primero que se debe comprobar es si la piedra tiene marcado CE, ya que, cuando un fabricante identifica su producto con dicho marcado, indica que este es conforme a las normas armonizadas y que cumple con las directivas europeas. – En la recepción del material, hay que centrarse en las siguientes cuestiones: – El material es el designado en proyecto. – El material tiene la documentación exigida (marcado CE). El marcado CE es obligatorio para algunos materiales, como baldosas, adoquines y bordillos. Se debe comprobar la obligatoriedad o no del marcado y en caso de que sea así, si lo tiene en el propio producto o en el envase. Normativa sobre piedras naturales para Construcción: Los productos de piedra para Construcción deben cumplir las normas generales derivadas de su aplicación concreta (Código Técnico):DB- SE- F. Resistencia y Estabilidad DB- HE. Comportamiento térmico. DB- HR. Comportamiento acústico. Productos con marcado CE: Baldosas, adoquines y bordillos exterior; Placas, plaquetas y baldosas interior; Pizarra y piedra para cubierta inclinada; Piezas para fábrica de albañilería. (SEC 3-4: Marcado y Declaración + Ensayo Inicial). – El material ha sido ensayado según el Plan de control de la obra. Los principales defectos son: – El aspecto visual es adecuado. Se deben comprobar las dimensiones del producto y su estado. – Pelos o grietas. – Coqueras (huecos). – Nódulos (elementos incrustados difíciles de tallar). – Manchas. – Exfoliaciones. – Variación en las dimensiones. – Variaciones en la tonalidad. 4.1. Compatibilidad entre materiales pétreos y demás materiales de la obra. El contacto con distintos tipos de materiales puede producir variaciones físico-químicas a corto o largo plazo, especialmente cuando el contacto entre ellos es directo y sobre todo cuando se trata de un tratamiento sobre el material (por ejemplo un barniz sobre la piedra). Por eso, hay que asegurarse mediante las fichas técnicas o ensayos de laboratorio de que los materiales son plenamente compatibles. En el caso contrario, podría afectar a su durabilidad. Cuando se trabaja en obra con los materiales y distintos elementos constructivos, se procura comprobar con especial atención todos los parámetros establecidos en el control de calidad de la obra (plan de control)

Leer más

5.3. Utilización de medios

5.3. Utilización de medios

6 . Utilización de los medios auxiliares para la manipulación y el traslado de los elementos singulares. Tanto para el acopio de los elementos de piedra como para su acarreo dentro de las obras, se usarán medios auxiliares, pero también para su colocación si se trata de elementos pesados como bloques de granito en escalera o por ejemplo, una estatua. En cuanto a los sistemas de elevación y suspensión, se emplean todo tipo de medios, tales como grúas, eslingas o cuñas para poder desplazar el material desde el lugar de acopio hasta su posición final. Con las eslingas se sujeta el elemento y con las cuerdas o cables guía se ayuda para dejarlo bien situado. 6.1. Equipos, herramientas y útiles empleados en la colocación de elementos singulares: Entre los equipos, herramientas y útiles empleados en la colocación de elementos singulares de piedra natural, se puede distinguir entre herramientas de mano, herramientas o equipos eléctricos, instrumentos y útiles para medir y guiar y otras herramientas auxiliares para preparación de pastas y varios. – Preparación: las herramientas, equipos y útiles deben encontrarse en perfecto estado antes de acometer las obras. – Manejo: el uso de las herramientas, equipos y útiles se reserva para el personal cualificado. – Operaciones de mantenimiento: las herramientas, equipos y útiles deben utilizarse según el manual de instrucciones del fabricante y deberán realizarse periódicamente las operaciones de mantenimiento indicadas, – Operaciones de limpieza: las herramientas, equipos y útiles deben limpiarse antes de finalizar cada jornada. – Almacenamiento: deben almacenarse limpios y perfectamente ordenados en un lugar habilitado como almacén. 6.2. Procesos y condiciones de calidad en la colocación de elementos singulares de piedra. Las obras de elementos singulares de piedra son de naturaleza decorativa y requieren una especial atención. Para que las obras cumplan las expectativas deseadas, se deben garantizar las calidades tanto de los materiales como de su ejecución. El plan de control de obra determinará en lotes (divisiones) las condiciones de calidad que se deben cumplir en cada proceso relacionado con la colocación de los elementos singulares de piedra. 6.3 Puntos de control de la calidad. Para controlar adecuadamente las operaciones de colocación de piedra natural en elementos singulares, se establecen una serie de puntos de control basándose en la calidad de los materiales de piedra y productos

Leer más

5.4. Proyectos y documentación

5.4. Proyectos y documentación

1. Introducción. Para interpretar la documentación técnica relativa a los trabajos de colocación de elementos singulares de piedra natural, hay que conocer los documentos que integran un proyecto de ejecución, relacionando la parte escrita con la gráfica, y reconocer los diferentes sistemas de representación utilizados en la elaboración de planos y croquis. Una vez identificada la información, se contrasta con la obra en su entorno físico para obtener una exhaustiva definición de los trabajos a realizar y completar o ajustar la documentación a la realidad. Para detallar la información, se pueden usar todo tipo de croquis y útiles de dibujo. También se usan los datos para la elaboración de plantillas que faciliten la ejecución. 2. Proyectos: documentación. Es decir, un proyecto es el conjunto de documentos que definen la obra a ejecutar según la normativa vigente. Se pueden distinguir tres tipos de proyectos: El proyecto básico es un proyecto que define la obra en general y que sirve para pedir las licencias, pero que no está lo suficientemente detallado como para iniciar la obra.  En el proyecto de ejecución, se desarrolla el proyecto básico, con la definición completa del mismo: especificaciones de los materiales, elementos, sistemas constructivos y equipos, definiendo la obra en su totalidad. Los proyectos parciales son los que completan un proyecto en aspectos referentes a tecnologías o instalaciones del edificio. Están definidos al 100% en detalles y soluciones. 2.1. Sistemas de representación: diédrico y perspectivas. Los sistemas de representación sirven para representar un cuerpo tridimensional en un espacio bidimensional (papel, pantalla de un ordenador). Existen dos sistemas principales de representación, el sistema de proyección ortogonal o sistema diédrico y las perspectivas. El sistema diédrico o de proyección ortogonal consiste en proyectar sobre dos planos imaginarios perpendiculares un objeto. Es decir, se proyectan perpendicularmente los distintos vértices del objeto (o rectas) y se trabaja con sus proyecciones. Por lo tanto, se representan las partes vistas con líneas continuas (las ocultas con líneas discontinuas) de las distintas caras del cuerpo y así queda definido el cuerpo tanto en forma como en medidas. Para proyectar un punto en diédrico, se arroja su imagen ortogonalmente en una pared y en el suelo. Para proyectar una recta, lo que se hace es proyectar dos puntos y unirlos en sus proyecciones. La perspectiva es también

Leer más

5.5. Características de la piedra

5.5. Características de la piedra

4. Características de las piezas de piedra. Las piezas de piedra se distinguen fundamentalmente por su propia naturaleza y sus características están ligadas a la misma. – Como material, la piedra puede clasificarse en: pizarras, granitos, areniscas, cuarcitas, mármoles y calizas. Como producto, puede identificarse de la siguiente forma: – Sin tratamiento. – Con tratamiento superficial. Por lo tanto, lo que se debe identificar inicialmente es el tipo de piedra y su acabado. Además, se pueden comprobar otros aspectos, como su dureza o su capacidad de absorción de agua. 4.1. Características del soporte. El soporte es el elemento donde la piedra va colocada o el elemento que se reviste con la misma. Los soportes habituales son elementos de cimentación de hormigón, forjados, soleras, losas, fábricas de ladrillo y paramentos, bases de mortero de cemento.  El soporte es un elemento rígido y resistente, capaz de soportar el peso propio de la piedra y de transmitirlo. El soporte debe tener, al menos, las siguientes características: – Planeidad. – Estabilidad dimensional (mantener en el tiempo constantes sus dimensiones). – Capacidad portante. 4.2. Características de morteros, adherentes y/o sistemas de anclaje. Los morteros de cemento son conglomerantes hidráulicos con áridos y agua. Se designan con la letra M seguida de su resistencia a compresión a 28 días (según ensayo), en N/mm2 (Newton/milímetro cuadrado). El tiempo de utilización (tiempo trabajable) lo debe declarar el fabricante. La adhesión consiste en una unión entre los dos cuerpos. Los adhesivos crean una capa capaz de mantener dicha unión. Se trata de capas muy flexibles con una fuerte resistencia a la corrosión. Para que el adhesivo esté colocado en buenas condiciones en la obra, se deben respetar los tiempos indicados en el producto, tiempos de mezcla, aplicado y secado. 4.3. Puntos singulares, remates y encuentros. En las obras, existen puntos de ejecución donde hay que prestar especial atención.       Se puede averiguar cuáles son esos puntos examinando cuidadosamente la información gráfica y cotejando las plantas generales con los detalles. Existen puntos especiales o singulares debido a su forma, a su ubicación o a sus dimensiones, que pueden necesitar mayores medios humanos o materiales. Se debe cuidar muy bien el replanteo para que cierres, uniones, encuentros y remates sean conformes al despiece encargado. 4.4. Recursos materiales. Recursos humanos. En el desglose del presupuesto,

Leer más

5.6. Replanteo

5.6. Replanteo

1. Introducción. El replanteo de la colocación de elementos singulares de piedra natural es una operación que permite ubicar los elementos en el espacio de la obra. Para poder emplazar dichos elementos, deben estar previamente definidos, dibujados en un plano de replanteo, perfectamente acotado, donde se indican las diferentes medidas del propio elemento y las posiciones relativas con respecto a otros elementos existentes, líneas u objetos de referencia. Además, es necesario respetar las indicaciones relacionadas con las cotas de nivel (altura) para poder colocar los elementos en su lugar exacto designado en el espacio, tanto en el plano como en su altura. Por lo tanto, los ejes mínimos de referencia que se necesitan para realizar el replanteo son: un eje horizontal, un eje vertical y un eje de cotas (alturas). Para realizar un replanteo, se efectúa primero un replanteo previo por parte del técnico, que fija los puntos y alineaciones básicas (la base del replanteo). Se marcan una cota y las líneas de referencia, desde donde se parte para replantear los elementos principales, que son los vértices, las alineaciones y los niveles. 2. Replanteo planimétrico y altimétrico (en planta y alzados). El replanteo consiste en señalar la posición exacta de un elemento. Los elementos hay que replantearlos según su posición con respecto a un plano horizontal al mismo nivel, en planta (replanteo planimétrico, sin tener en cuenta las alturas), y, además, teniendo en cuenta las diferencias de niveles o cotas, en su altura o alzado (replanteo altimétrico). Así, se marcan puntos concretos en sus tres dimensiones, ayudándose de los ejes horizontales y verticales del plano horizontal y sus cotas de nivel. Cuando se hace la planimetría, se proyectan sobre un plano horizontal los elementos, como puntos, líneas rectas, curvas o diagonales, sin considerar la altura a la que se encuentran con respecto a la cota base de referencia. Las medidas de las distancias horizontales se pueden determinar por medio de instrumentos o por agrimensura (con cinta métrica). 2.1. Útiles de replanteo. Selección. Manejo. La selección de los útiles de replanteo está relacionada con el tipo de trabajo que se va a realizar y con las dimensiones del mismo. También debe tenerse en cuenta la precisión o las tolerancias que se permiten. – Cuerdas de atirantar: cuerdas para marcar las alineaciones. En el

Leer más

5.7. Sistemas de adherencia

5.7. Sistemas de adherencia

3. Sistemas por adherencia: morteros y resinas. La piedra natural es un material muy apreciado por sus características naturales, pues tiene un aspecto sólido y mantiene sus cualidades estéticas a pesar del tiempo. En los revestimientos exteriores, el uso de la piedra natural conlleva mejoras en los edificios, ya que aporta más durabilidad a las fachadas y debido a sus características, aumenta el aislamiento térmico y acústico. Por otra parte en los revestimientos interiores posee un gran atractivo decorativo. Los sistemas tradicionales de revestimiento y adherencia de la piedra natural son los morteros y las resinas. La resina es un tipo de adhesivo que sirve para pegar gran cantidad de materiales, entre ellos, piedra natural. Se puede conseguir que sean rígidas o flexibles, transparentes o de color, de secado rápido o lento. La resistencia a la tracción de la resina puede llegar a superar los 350 kg/cm2, lo que la convierte en el adhesivo más resistente del mundo. La resina de poliéster se endurece a una temperatura ordinaria y es muy resistente a la humedad, a productos químicos y a las fuerzas mecánicas. La resina epoxi tiene baja contracción durante la polimerización, buena adherencia a muchos sustratos y es especialmente resistente a los ataques de alcalinos. 3.1. Interpretación de documentación técnica del fabricante. Las resinas tienen una ficha técnica elaborada por el fabricante que suele figurar en los envases y que contiene una serie de datos muy importantes para su utilización. 3.2. Preparación: dosificación, manipulación. En la preparación de las resinas es importante la dosificación de los materiales para que la adherencia sea óptima. La dosificación es el número de partes o la proporción de los materiales. 4. Procesos y condiciones de ejecución. Antes de la colocación de la piedra natural, se deben comprobar algunos detalles, como la elección del tipo de piedra, el formato y el peso; el adhesivo que ha de ser adecuado al soporte, al tipo de piedra y el tratamiento que requiere la superficie. Los sistemas de colocación de piedra natural son muy diferentes entre sí. Uno de ellos es el sistema mediante adherencia directa, que es el más tradicional y el otro el de anclajes mecánicos. Con todo también pueden utilizarse sistemas mixtos, es decir mediante adherencia directa y anclaje mecánico. A continuación, se describen el proceso

Leer más

5.8. Maquinaria y materiales

5.8. Maquinaria y materiales

5. Equipos, herramientas y materiales. Utilización En la colocación de piedra natural se necesitan equipos, herramientas y materiales adecuados. Todos ellos hacen posible una perfecta colocación y acabado de las piedras naturales en las superficies a revestir. Antes de comenzar la colocación de piedras, hay que asegurarse de que los operarios tienen la información y el adiestramiento necesarios para realizar los trabajos, además de la autorización para el manejo de los equipos y herramientas (en los casos en que sea necesario). Tanto los equipos como las herramientas deben utilizarse exclusivamente para el uso que les corresponde. Además, después de ser utilizados, es recomendable mantenerlos limpios y en orden como medio de prevención de posibles accidentes. 5.1. Maquinaria La maquinaria usada para la colocación en obra de elementos singulares de piedra natural es la que se describe a continuación. Hormigonera Para realizar el mortero pueden utilizarse hormigoneras. Estas se usan, generalmente, cuando hay que elaborar muchas mezclas y las hay con diferentes capacidades de carga. Los materiales que componen el mortero se vierten en el tambor con aspas interiores de la hormigonera y, a través de giros por la acción del motor, se consigue realizar la mezcla deseada. Batidora mezcladora Cuando hay que realizar pocas mezclas de mortero, se utiliza una batidora mezcladora, que consiste en un taladro de alta potencia al que se le acopla un complemento en forma de batidora para mezclar el mortero con agua y conseguir la mezcla homogénea deseada. El batidor es una máquina ligera, pero tiene mucha potencia y puede llegar a causar daños en los brazos de los trabajadores si no se maneja adecuadamente. Se recomienda sujetarla firmemente. Mesas de corte Los equipos utilizados para cortar piedra natural son las mesas de corte y las amoladoras. Estas cortan las piedras para adaptarlas a la superficie a revestir. La mesa de corte es una estructura de aluminio que permite cortar piedras con facilidad. Está dotada de un disco de diamante y dispone de unos surtidores que expulsan chorros de agua para lubricar dicho disco, esto mejora el rendimiento del disco de diamante y reduce el polvo. 5.2. Herramientas Para la colocación de piedras naturales en superficies horizontales, los operarios necesitan una serie de herramientas. Cada una de ellas se utilizará para cumplir una función determinada. Como se

Leer más

5.9. Juntas de unión

5.9. Juntas de unión

1. Introducción Las juntas de unión en revestimientos de piedra natural son elementos imprescindibles que se extienden a lo largo de todo el revestimiento y que aportan la seguridad necesaria al sistema, además de contribuir estéticamente al resultado final. Aunque se ha hablado en capítulos anteriores de este elemento y se ha visto la función que cumple en el revestimiento, este capítulo se centra en cómo preparar la junta para su rellenado y sellado, así como en la importancia de su posterior limpieza y de los tratamientos que se pueden aplicar para conservarla en perfecto estado, asegurando así también el mantenimiento de todo el revestimiento de piedras naturales, ya sea interior o exterior. 2. Juntas de unión: preparación, limpieza y tratamientos Las juntas de unión se definen como aquellos pequeños espacios entre piedras naturales colocadas de forma contigua en el revestimiento que se rellenan con mortero o cemento, entre otros productos para hacer sólida la unión. 2.1. Tipos de juntas Dentro de las construcciones, se pueden encontrar los siguientes tipos de juntas: juntas estructurales, juntas de dilatación y juntas de unión. Debido a su importancia en los revestimientos, todas ellas se tratan a continuación. Juntas estructurales Son aquellas juntas que separan un edificio en dos partes totalmente independientes, ya que van desde los cimientos a la cubierta del mismo. Su importancia en relación con las juntas de unión es en el hecho de que el resto de las juntas debe coincidir con las juntas estructurales, de modo que en estas el revestimiento se interrumpe para asegurar la integridad del edificio. Juntas de dilatación intermedias Las juntas de dilatación intermedias deben medir entre 0,5 y 2 cm de ancho y se usan cuando la fachada tiene más de una planta de altura. Se considera conveniente insertarlas en revestimientos de piedra natural con alturas de entre 6 y 8 metros. Para la realización de estas juntas deben emplearse materiales de relleno y sellantes con elasticidad y adherencia suficientes para absorber los movimientos y cargas previstos. Juntas de unión: Las juntas de unión representan la unión entre placas contiguas y estarán determinadas por el formato de las piezas. Las características de estas juntas deben ser las siguientes: – La distancia a la que se van a encontrar dependerá del formato de las piezas elegidas. Este

Leer más

5.10. Clasificación de rocas

5.10. Clasificación de rocas

3. Clasificación de rocas Las rocas pueden estar formadas por un solo tipo o por diversos tipos de minerales, esto depende de los procesos que las originan. Estas se clasifican en tres diferentes grupos: magmáticas o ígneas, sedimentarias y metamórficas. Magmáticas o ígneas Son rocas formadas por el enfriamiento del magma en el interior de la corteza terrestre. Se clasifican, según la forma de enfriamiento, en tres tipos: – Plutónicas: se forman cuando el magma solidifica en el interior de la Tierra, por lo que su enfriamiento es muy lento debido a las altas temperaturas. En estas condiciones, las rocas presentan cristales relativamente grandes y estrechamente unidos, formando rocas densas y sin huecos. – Volcánicas: se originan cuando los magmas enfrían en la superficie terrestre a temperaturas y presiones bajas. En estas condiciones, el enfriamiento es muy rápido y el resultado son rocas de cristales de pequeño tamaño o sin cristalizar. Estas pueden tener un aspecto esponjoso. – Filonianas: los magmas cristalizan en el interior de las grietas o fracturas en las que las presiones y temperaturas no son tan elevadas como las que soportan las rocas plutónicas durante su formación ni tan bajas como las volcánicas. Sedimentarias Son las originadas a partir de la degradación de otra roca existente en la superficie terrestre a baja temperatura, bien sea por acción química, biológica o mecánica. Se diferencia entre: – Detríticas: acumulación de fragmentos de rocas por disgregación y transporte provocados por el agua y el viento. Se dividen según el tamaño de su grano: – Químicas y orgánicas: sedimentación debida a algún tipo de proceso químico o bajo la influencia de organismos. Se subordinan según la composición química. Metamórficas Cuando las rocas magmáticas o sedimentarías son sometidas a presiones y temperaturas altas, generan cambios en la mineralogía y la forma, generándose la roca metamórfica. Según la textura, las rocas metamórficas se dividen en cuatro variedades: – Esquistosa: los minerales constituyentes se disponen en planos paralelos. – Fajeada: se presentan alternativamente franjas de diferente espesor. – De contorsión: se manifiesta en forma de micropliegues. – Masiva: los minerales no presentan una orientación constante. 3.1 Trazado de piezas Antes del trazado de una pieza, se deben realizar una serie de operaciones previas: selección del bloque, corte de los bloques de piedra y trasporte al

Leer más

5.11. Utilización de plantillas

5.11. Utilización de plantillas

4. Utilización de plantillas Las plantillas son dibujos a tamaño real de las piezas o elementos arquitectónicos que se utilizan como guías para la labra. Se realizan en tableros de madera. Otra posibilidad sería hacerlas en papel o cartón y trasladarlas a un material más rígido, como puede ser de zinc o aluminio. En primer lugar, ayudándose de escuadras, compases y reglas, se marca sobre los tableros de madera o en papel el perfil. Siempre se anotará en un extremo el número de la pieza o las referencias necesarias. Si la plantilla es en tableros de madera, habrá que ayudarse de una sierra de carpintero para cortarla. Para realizar la plantilla en zinc, aluminio, o cartón se marcará y, con un trazador, el resto del dibujo, pudiendo ya cortar la plantilla con tijeras. Las plantillas es conveniente lijarlas por su corte con limas planas para las líneas rectas y con limas de media caña para las curvas. Así, no habrá problemas de corte en manos. El siguiente paso sería pasar la plantilla a la piedra. Se harán unas marcas en las plantillas que servirán de referencia para posibles movimientos. Hay que trazar líneas de referencia en la piedra que servirán para alinear correctamente las plantillas, haciendo coincidir las marcas de referencia realizadas anteriormente en las plantillas con estos trazados en la piedra. A continuación, se marcan los puntos principales del perfil en la piedra y se unen esos puntos con líneas. Los trazos curvos son más complicados de trazar, por lo que habrá que ayudarse de rectas tangentes auxiliares a estas. 5. Corte a medida Una vez obtenidos los bloques necesarios para la pieza y trazadas las líneas con las dimensiones, la siguiente fase sería el corte desbaste de estas. El desbaste consiste en rebajar materia hasta definir los volúmenes. Existen diversas máquinas para el corte o desbaste de piezas en piedra natural que se estudiarán más adelante. Dependiendo el corte que se realice, el canto o superficie de corte resultará diferente: Al hilo: el corte sigue el plano de la estratificación, dando lugar a caras limpias y homogéneas, sin vetas. Caracanto: el corte va en contra de la estratificación, por lo que en una misma superficie se ven todos los planos. El resultado sería una cara Diagonal: el corte sigue la

Leer más

5.12. Tratamientos superficiales

5.12. Tratamientos superficiales

6. Equipos y herramientas. Utilización En la actualidad, se pueden encontrar numerosas máquinas y herramientas para realizar todo tipo de operaciones de corte o de labra de modo eficaz, en comparación con los métodos tradicionales. Un buen cantero debe conocer estos equipos y saber el resultado de cada maquinaria. La maquinaria se va a diferenciar entre equipos y herramientas. 6.1. Equipos de trabajo Los equipos de trabajo consiguen un gran ahorro de energía por parte del cantero. A continuación, se presenta una clasificación según sus funciones. Máquinas cortadoras En el mercado, existen numerosos equipos de corte y aquí se estudiarán los dos más utilizados para la producción de piezas especiales de piedra, dejando atrás los de grandes producciones o cantería. Cortadora de disco La máquina consta de un disco giratorio que permanece en posición fija, siendo la pieza la que, montada sobre una cinta transportadora o un banco, pasa por debajo de ella durante el corte. Existen variaciones, como las sierras dobles o múltiples, con doble disco de corte o más colocados paralelamente para obtener cortes paralelos, sierras puente en la que es el disco el que se desliza sobre la pieza colocada en un banco fijo o sierras dotadas de un cabezal con eje móvil que posibilita cortes oblicuos. Sierra circular Es una herramienta eléctrica manual utilizada para el corte de piezas. Se elegirán discos con dientes separados cuando se estén tratando cortes del material en bruto y dentado fino o muy fino cuando se estén tratando marcas definitivas o acabados. Así, también se evitará que salte en exceso la piedra. Pulidoras Para un acabado pulido, se utilizan diferentes máquinas. Pulidoras fijas Son equipos de trabajo utilizados para piezas en serie. Consisten en bancos de trabajo tanto fijos como transportadores y cabezales de pulido articulados que trabajan en la superficie de las piezas a pulir. Pulidora manual Es una herramienta eléctrica manual utilizada para pulir grandes superficies, similar a la amoladora. Existen varios tipos de discos de pulidos, entre ellos el de fibra con carburo de silicio, el de láminas o el de velcro, escogiendo siempre el de grano más grueso para comenzar a trabajar, eliminando ralladuras y, posteriormente, el de grano más fino para conseguir el pulido deseado. Lijas de mano Existen diferentes tipos: hojas, esponjas o limas, y sirven para

Leer más

5.13. medidas y acabados

5.13. medidas y acabados

7. Comprobación de las medidas y características de los elementos singulares Durante el proceso de labra, las piezas deben ser sometidas a una serie de comprobaciones o controles que aseguren que el trabajo va como se esperaba. Reglas graduadas y cintas métricas: instrumentos de medición. Con las cintas métricas de tela se pueden medir curvas. Reglas de comprobación: piezas de madera rigurosamente planas que sirven para comprobar la planitud de la superficie, como las irregularidades de labra. Solo hay que ponerla en contacto con la pieza y observar a contraluz la coincidencia de ambas. – Escuadra: se trata de dos brazos unidos por un ángulo de 90º. Se utiliza para trazar líneas y para comprobación de superficies perpendiculares. – Falsa escuadra: consiste en dos brazos articulados en un eje que se puede regular según el ángulo requerido. Se utiliza para transportar la apertura de un ángulo determinado y verificar la superficie labrada. – Compás de puntas: se utiliza para el trazado de circunferencias y arcos, transportar medidas desde la regla y para medir distancias entre dos puntos. Para comprobar una medida, se emplean los compases de exteriores y de interiores, donde los extremos no acaban en punta, sino en curva. – Compás de varas: cuando se habla de grandes circunferencias o arcos, se utiliza este compás. Consiste en una regla sobre la que se deslizan dos patillas con tornillos de fijación y terminadas en punta trazadora. – Plantillas y contraplantillas: las plantillas son imprescindibles para el proceso de labra y las contraplantillas para las comprobaciones. – Nivel: se emplea para comprobar la correcta horizontalidad o verticalidad de una superficie, guiado por una burbuja de aire creada en un depósito de cristal lleno de líquido. – Plomada: pesa de plomo con una cuerda. Sirve para comprobar la verticalidad de una superficie. – Trazadores: para dibujar o trazar líneas sobre la piedra, se emplean estos lápices con punta metálica. 8. Los acabados El acabado es el aspecto final de la piedra natural. Dependiendo del material y de la funcionalidad de este, se optará por uno u otro acabado. Los acabados se pueden dividir en acabados lineales y acabados superficiales. 8.1. Acabados lineales Estos acabados hacen referencia a la terminación de los perfiles. Entre ellos, destacan el de canto recto, el medio redondo, el redondo,

Leer más

5.14. Tratamientos y Acabados

5.14. Tratamientos y Acabados

9. Tratamiento de juntas. Materiales sellantes Para el correcto funcionamiento de un soporte, pavimento o revestimiento, resulta importante diseñar correctamente varios tipos de juntas que permitan los distintos movimientos de la pieza, sin afectar a la durabilidad de esta. Existen varios tipos de juntas: – Juntas estructurales: las coincidentes con las juntas del soporte para absorber los posibles movimientos estructurales. Deben llegar hasta el soporte y su anchura debe ser, como mínimo, la de la junta estructural del soporte. Se suelen rematar con materiales de elasticidad duradera, cubrejuntas externos o perfiles de plástico o metal. – Juntas perimetrales: en los revestimientos, hay que dejar juntas en los encuentros con otros paramentos o elementos que delimiten el elemento de piedra. El objetivo es la eliminación de tensiones y puede prescindirse de ellas cuando la superficie es menor a 7m2. Las juntas deben ser continuas y su anchura menor a 1,5 cm. Estas llegarán hasta el soporte y se rellenarán con material elástico o silicona. A continuación, se verán los tipos de materiales sellantes más utilizados: – Material sellante cementoso: constituido por conglomerantes hidráulicos y otros aditivos mezclados con agua justo antes de su uso. Puede contener pigmentos para proporcionar diversas coloraciones. No es recomendable para lugares donde esté sometido a limpieza con productos agresivos. – Material sellante de resinas reactivas: constituido por resinas sintéticas (epoxi) y otros aditivos, también puede contener pigmentos para su coloración. Entre sus ventajas, están la elevada adherencia, la resistencia a productos químicos y a la humedad, la resistencia bacteriológica y a la abrasión. – Lechada de cemento: producto no normalizado que se prepara in situ con cemento (blanco o gris). Se utiliza en mármoles y calizas preferentemente en interiores. 9.1. Tratamiento de superficies: productos químicos antimoho y antigrafiti, tintado, patinado, pulido, texturas Estos tratamientos se aplican a la piedra para su protección frente a deterioros o para mejorar su aspecto externo. Para su correcto uso, hay que eliminar todo tipo de restos y suciedad que pueda tener la pieza antes de comenzar con su aplicación. Estos productos no deben dañar la piedra y no deben ser nocivos para los que los aplican ni para el medioambiente. 9.2. Tratamientos A continuación, se describen los tratamientos más destacados que se pueden aplicar a la pieza de piedra natural. Productos químicos

Leer más

5.15. Operaciones y productos

5.15. Operaciones y productos

11. Operaciones y productos de limpieza La limpieza de la piedra tiene como objetivo la eliminación de suciedad y productos nocivos en la superficie de esta, además de mejorarla estéticamente, recobrando el aspecto original. Algunos de los principales agentes que intervienen en cubrir la piedra son las sales solubles, la vegetación, los microorganismos, los excrementos de pájaro, los restos de antiguos tratamientos, etc., formando una capa sobre la superficie de esta. Los criterios a seguir en los métodos de limpieza son: Debe hacerse con lentitud para que el operario pueda controlar los efectos que causa en la piedra. No se deben generar productos que puedan ser perjudiciales para la conservación de la piedra. Se debe tener cuidado de no producir abrasiones, microfisuras o modificaciones en la superficie que puedan facilitar su posterior deterioro. La elección del método de limpieza depende fundamentalmente de: – La naturaleza de las sustancias que se han de eliminar. – Las características de la piedra y su estado de conservación. A continuación, se estudiarán las operaciones de limpieza más importantes. 11.1. Limpieza mecánica Estos trabajos se efectúan con la ayuda de máquinas y separan la suciedad de la piedra. A continuación, se estudiarán los principales métodos mecánicos. Métodos sencillos Se realizan manualmente con agua y herramientas como el bisturí, espátulas, papel de lija, piedra pómez, etc., o con equipos como la pulidora o la amol adora. Este método se utilizará para objetos pequeños, debido a su lentitud. Chorro de arena El chorro de arena puede aplicarse tanto en seco como en húmedo. El chorro de arena seca usa un chorro de aire a presión que lleva en suspensión un abrasivo, el cual arranca la suciedad al chocar con la superficie. El abrasivo puede ser sílice, escoria metálica, esferas de vidrio, etc., y la densidad y dureza del abrasivo, junto a la presión del chorro, definirá la presión mecánica. Es difícil de controlar y genera mucho polvo. Microchorro de arena Se utiliza un abrasivo muy fino, de menor tamaño y dureza que el de chorro de arena, como esferas de vidrio o de alúmina. Se regulará la presión del chorro para el control del abrasivo, por lo que es un proceso regulable. Este es un método muy efectivo, pero desprende mucho polvo contaminante que hay que recoger y es

Leer más