5.8. Maquinaria y materiales

/ 5. Colocación de Piedra/ 0 comentarios

5. Equipos, herramientas y materiales. Utilización

En la colocación de piedra natural se necesitan equipos, herramientas y materiales adecuados. Todos ellos hacen posible una perfecta colocación y acabado de las piedras naturales en las superficies a revestir.

Antes de comenzar la colocación de piedras, hay que asegurarse de que los operarios tienen la información y el adiestramiento necesarios para realizar los trabajos, además de la autorización para el manejo de los equipos y herramientas (en los casos en que sea necesario).

Tanto los equipos como las herramientas deben utilizarse exclusivamente para el uso que les corresponde. Además, después de ser utilizados, es recomendable mantenerlos limpios y en orden como medio de prevención de posibles accidentes.

5.1. Maquinaria

La maquinaria usada para la colocación en obra de elementos singulares de piedra natural es la que se describe a continuación.

Hormigonera

Cuadro de texto: Para realizar el mortero pueden utilizarse hormigoneras. Estas se usan, generalmente, cuando hay que elaborar muchas mezclas y las hay con diferentes capacidades de carga. Los materiales que componen el mortero se vierten en el tambor con aspas interiores de la hormigonera y, a través de giros por la acción del motor, se consigue realizar la mezcla deseada.

Para realizar el mortero pueden utilizarse hormigoneras. Estas se usan, generalmente, cuando hay que elaborar muchas mezclas y las hay con diferentes capacidades de carga. Los materiales que componen el mortero se vierten en el tambor con aspas interiores de la hormigonera y, a través de giros por la acción del motor, se consigue realizar la mezcla deseada.

Batidora mezcladora

Cuando hay que realizar pocas mezclas de mortero, se utiliza una batidora mezcladora, que consiste en un taladro de alta potencia al que se le acopla un complemento en forma de batidora para mezclar el mortero con agua y conseguir la mezcla homogénea deseada.

El batidor es una máquina ligera, pero tiene mucha potencia y puede llegar a causar daños en los brazos de los trabajadores si no se maneja adecuadamente. Se recomienda sujetarla firmemente.

Mesas de corte

Los equipos utilizados para cortar piedra natural son las mesas de corte y las amoladoras. Estas cortan las piedras para adaptarlas a la superficie a revestir. La mesa de corte es una estructura de aluminio que permite cortar piedras con facilidad. Está dotada de un disco de diamante y dispone de unos surtidores que expulsan chorros de agua para lubricar dicho disco, esto mejora el rendimiento del disco de diamante y reduce el polvo.

5.2. Herramientas

Para la colocación de piedras naturales en superficies horizontales, los operarios necesitan una serie de herramientas. Cada una de ellas se utilizará para cumplir una función determinada. Como se ha descrito anteriormente, cada operario debe tener sus propias herramientas. Es muy importante su cuidado y su limpieza. Las herramientas necesarias para la colocación de piedra son las siguientes:

Metro: se utiliza para medir el espacio y los cortes de las piedras naturales.

Nivel de burbuja: se utiliza para nivelar en horizontal y verticalmente las piezas de piedra natural.

Tiralíneas con añil o trazador: sirve para marcar las líneas horizontales y verticales de referencia en la superficie a trabajar.

Crucetas o cuñas: ayudan a mantener una distancia de separación regular entre las piedras.

Regla: sirve como apoyo o referencia para la instalación de la primera hilada de piedras.

Cubo con esponja: es útil cuando se finaliza el revestimiento de la superficie y se limpian las piedras de restos de mortero.

Cubeta: recipiente para elaborar la mezcla de morteros. También puede usarse para limpiar las herramientas.

Maza de goma: es un martillo especial para asentar las piedras sin producirles daños.

Llana dentada: se utiliza para extender y repartir de forma uniforme la mezcla de mortero sobre la superficie a revestir y sobre la parte posterior de la piedra. Algunas de estas llanas tienen un lateral liso y otro dentado.

Llana de goma o Talocha: se emplea para rellenar con mortero los huecos entre las piedras sin dañar la superficie pétrea.

5.3. Materiales

Las piedras naturales son bloques o piezas de roca extraídas de la naturaleza que se seleccionan, se desbastan y se cortan en determinadas formas y tamaños, con o sin superficies elaboradas mecánicamente, para su posterior comercialización.

Las principales características de las piedras naturales son su resistencia a diferentes esfuerzos y su aspecto.

Las piedras naturales pueden tener diferentes tipos de estructuras según su proceso de formación a través de los ciclos geológicos naturales. Según su naturaleza, las rocas, en general, se clasifican en ígneas, sedimentarias y metamórficas.

Las piedras naturales empleadas en la construcción se dividen tradicionalmente en cuatro grupos diferentes:

Granitos: en este grupo están incluidas todas las rocas ígneas cortadas para fines decorativos. Estas piedras se utilizan en la construcción y la ornamentación tras su tratamiento de forma artesanal.

Mármoles: este grupo está constituido por las rocas metamórficas, entre las que se encuentran los distintos tipos de mármol.

Pizarras: rocas metamórficas, fundamentalmente de rocas arcillosas sometidas a altas presiones.

Rocas ígneas

Son aquellas que se forman al enfriarse y solidificarse el magma volcánico.

Rocas sedimentarias

Son las que se forman en la superficie terrestre por acumulación de materiales de distintas procedencias.

Rocas metamórficas

Son rocas ígneas o sedimentarias ya formadas que, por el efecto de nuevas presiones y altas temperaturas, cambian sus propiedades.

5.4. Comprobación de la estabilidad mecánica de la unión

En las superficies revestidas con piedra natural, la mayoría de los errores o anomalías que se producen están relacionadas con la caída de los elementos de piedra. El desprendimiento de la piedra puede deberse a diversos factores:

– Los ciclos de contracción y dilatación que sufren los materiales. Este hecho es muy importante, sobre todo, en los revestimientos exteriores, ya que se encuentran sometidos a altas temperaturas durante el día y a bajas temperaturas por la noche.

– La elevada humedad que se puede producir en diferentes épocas del año. La humedad se encontrará directamente relacionada con la capacidad de absorción del agua y con la compacidad.

– La acción del viento, que erosiona la superficie de la placa de piedra natural mediante el impacto de las partículas duras que transporta.

– Esta acción se hace más notable cuando las superficies se encuentran cerca de playas.

– Las tensiones o desplazamientos del soporte sobre el que se instala, así como los posibles impactos que se puedan producir.

Elegir bien el tipo de adhesivo es muy importante, ya que se evitan posibles desprendimientos. Para ello, se utiliza un mortero cola de alta capacidad de adherencia y de elevada flexibilidad. Con este tipo de material de agarre se evita el desprendimiento de piezas.

5.5 . Ensayos mecánicos

Los ensayos que se realizan sobre las piedras naturales nos hacen posible conocer cómo va a responder el material en las diferentes situaciones que puedan darse, es decir, ante distintas circunstancias ambientales y esfuerzos mecánicos o físicos.

La resistencia de la roca se puede definir como el comportamiento de la misma cuando está sometida a fuerzas mecánicas externas.

Para comprobar cómo se comportan los materiales ante esfuerzos mecánicos o físicos, se realizan los siguientes ensayos:

Descripción petrográfica: esta descripción indica la composición mineralógica de la roca y el lugar de origen del material. A través de estos ensayos se observan las posibles alteraciones internas del material: microgrietas, irregularidades, etc.

Resistencia a la flexión: este ensayo define uno de los parámetros más significativos de las losas de piedra natural, sobre todo, en lo referente a su comportamiento una vez son sometidas a cargas. Cuanto mayor sea la resistencia a la flexión de la losa de piedra natural, más resistente será a las cargas y a esfuerzos mecánicos. Esta característica está íntimamente ligada a la de resistencia a la compresión.

Prueba de congelación: este ensayo determina la durabilidad de la piedra natural sometida a los efectos de la congelación y del deshielo. Para la realización de este ensayo, la muestra es sometida a ciclos de congelación y deshielo (de los -12 ºC a los 20 ºC). Una vez realizados estos ciclos, las muestras se inspeccionan para comprobar la existencia de grietas y, posteriormente, se realiza la prueba de resistencia a la flexión. El valor obtenido después de estas pruebas se compara con el valor obtenido en la prueba inicial de resistencia a la flexión. Normalmente se aprecia una reducción de este valor. Si la reducción es superior al 20%, el material se clasifica como congelable.

Absorción de agua a presión atmosférica: este ensayo determina el porcentaje de agua que la piedra natural puede absorber. Cuanto mayor sea el valor medido, mayor será la cantidad de agua que puede absorber.

Resistencia al deslizamiento: muestra cuál es el coeficiente de deslizamiento de la superficie de la piedra. Para obtenerlo se miden los valores tanto en seco como en mojado. El valor medio entre ambos valores se corresponde con el resultado de la prueba. Cuanto mayor sea el valor obtenido en la prueba, menor será el deslizamiento sobre la superficie.

Resistencia a la abrasión: este ensayo mide la durabilidad del material frente al paso del tiempo y al desgaste producido por el roce. Los resultados de este ensayo determinan qué piedras son duras o blandas. Las que ofrecen valores altos son consideradas blandas, es decir con menor resistencia al desgaste por abrasión.

Resistencia al fuego: estos ensayos determinan la resistencia al fuego que ofrecen los diferentes materiales. De acuerdo con la normativa europea, todas las piedras naturales se clasifican dentro de la clase Al, es decir materiales ignífugos, sin reacción ante el fuego. Solo se realizan ensayos si las piedras naturales contienen asfalto.

Carga de rotura en los orificios de fijación: este ensayo está relacionado con los revestimientos mediante anclajes mecánicos De forma general, puede decirse que este ensayo mide la resistencia de las losas a la introducción de pernos especiales para la fijación en orificios realizados a tal efecto.

Masa volumétrica aparente: este ensayo pone en relación el peso de la piedra con el volumen del material, ya que generalmente existe una relación directa entre la masa volumétrica y las propiedades mecánicas, considerándose que a masa volumétrica más altas corresponden prestaciones mecánicas más altas.

5.6. Resolución de encuentros

Encuentros se refiere a los puntos especiales o singulares en los que se unen dos elementos. Estos elementos pueden ser del mismo material y de características similares o diferentes y, al mismo tiempo, también pueden consistir en cierres, uniones, remates, etc.                                                                                                                                     Hay que ser muy cuidadoso en la resolución de estos encuentros para que el trabajo final se adapte a lo solicitado en el proyecto técnico.

5.7. Compatibilidad entre materiales

El contacto prolongado entre materiales diferentes puede ser causa de variaciones mecánicas o químicas que pueden producir efectos en la durabilidad a corto o a largo plazo, por lo que es necesario contar con un estudio de compatibilidad de los materiales y comprobar mediante las fichas técnicas y los ensayos que los materiales a usar son compatibles.

5.8. Encuentros con otros materiales, con otros elementos constructivos y con otras tipologías constructivas

A continuación se indican los encuentros más importantes y se explica cómo se han de resolver.

Techos

Hay que prestar especial atención a los revestimientos de piedra natural contra el techo o contra un falso techo, ya que, por lo general, la piedra se suele cortar en estos casos. Todos estos cortes deben hacerse de forma regular para conseguir que el remate final sea lo más recto y homogéneo posible.

Chimeneas

En revestimientos interiores y de conductos exteriores de chimeneas se utiliza frecuentemente piedra natural. Para la elaboración de estos revestimientos, hay que tener en cuenta las dimensiones y realizar cortes de piedra para obtener un remate adecuado. Además, para que el calor no afecte el agarre de la piedra y no se rompan las piezas, se debe disponer de aislante térmico.

Esquinas

El método más utilizado en las esquinas revestidas de piedra natural consiste en rematar una piedra contra la otra dejando el lateral de una de estas piedras o los dos laterales de ambas piedras vistos.

Aristas

Las aristas de las piedras en los revestimientos exteriores se protegen con cornisas, vierteaguas o elementos similares para evitar la penetración de agua entre las piedras naturales. Los vierteaguas son ideales para cualquier construcción por su fácil instalación. Para que funcionen, deben tener una pendiente que permita una buena evacuación de agua.

Las cornisas son horizontales y los materiales utilizados para su fabricación dependen de si estas serán utilizadas en exteriores o en interiores. En el mercado existen muchos tipos diferentes de cornisas en cuanto a forma y dimensiones. Para instalar las molduras, deben utilizarse clavos en la medida de lo posible, ya que es lo más fácil. Una de las cosas más importantes para realizar una buena colocación de cornisas es el corte de los extremos de las piezas.                                                                                                                  

Juntas estructurales

Las juntas estructurales son los elementos que separan dos partes de un mismo edificio o dos edificios distintos. La función de estos elementos es absorber los esfuerzos de dilatación y contracción que se producen debido a posibles movimientos de la estructura (efectos térmicos, etc.). El relleno de las juntas estructurales es muy importante, ya que de este depende un buen acabado de las mismas. La anchura de las juntas estructurales debe estar comprendida entre 3 cm y 5 cm y en los revestimientos de piedra natural tienen que rellenarse con material elástico e impermeable.

Pilares de hormigón armado

Los pilares de hormigón armado son los soportes verticales que mantienen la estabilidad de las diferentes estructuras. Para conseguir en estos elementos un correcto revestimiento de piedras naturales se deben tener en cuenta las medidas para, posteriormente, realizar los cortes adecuados.

Cuadro de texto: Hormigón Armado es aquel que posee varillas de acero en su interior. Si no lleva hierros seria hormigón en masa.

Hormigón Armado es aquel que posee varillas de acero en su interior. Si no lleva hierros seria hormigón en masa.

Columnas

Las columnas son elementos estructurales para la sujeción de cargas, pero también son utilizadas como decoración. Pueden ser de sección circular o cuadradas, de una pieza (monolíticas) o formadas en por tres partes (base, fuste y capitel). Para revestir de piedra natural columnas de sección circular, pueden encontrarse piezas curvadas ya preparadas. Dichas piezas se seleccionan en función del diámetro de la columna y en caso necesario, se realizan cortes para su acoplamiento.

Ventanas y puertas

Las ventanas son aberturas que permiten la ventilación y la entrada de luz y aire; las puertas, además, permiten el paso de personas. Ambos elementos poseen un marco que rodea la abertura y que está constituido por el dintel, que remata superiormente la abertura y las jambas que cierran la abertura por los lados. En el caso de las ventanas la parte inferior se denomina antepecho.

Las juntas verticales deben realizarse con un ancho mínimo de 5 mm en encuentros con cornisas o con cualquier otro elemento saliente de la fachada. Hay que prestar una atención especial a las juntas en los encuentros de las ventanas para garantizar estanqueidad y, si fuera necesario, se puede utilizar masilla plástica.

Rejillas de ventilación

Estos elementos pueden encontrarse en habitaciones interiores o en habitaciones que dan a la fachada. Deben estar en la parte superior e inferior por motivos de normativa. Para rematar estos encuentros, hay que considerar las dimensiones de la rejilla y en función de dichas dimensiones, se trazan o marcan las piedras naturales para cortarlas.

Elementos salientes

Entre estos elementos se incluyen balconadas, terrazas, balaustradas, etc. Las balconadas son balcones o miradores en voladizo, huecos abiertos desde el suelo en la pared exterior de una habitación. Las balaustradas son pequeñas columnas que forman una barandilla con función decorativa, protectora o de cerramiento y las terrazas son zonas exteriores que conectan con un recinto o edificio. En el encuentro de estos elementos se toman las medidas para, posteriormente, trazarlas en las piedras y cortarlas para su colocación.

Elementos ornamentales

Los elementos ornamentales pueden ser molduras, marquesinas, gárgolas, escudos, etc. El procedimiento para rematar estos encuentros es similar al descrito anteriormente. Se toman las medidas del hueco entre la piedra y estos elementos, se marcan las piedras para su corte y posteriormente se colocan.

Deja un comentario