colocación de piedras naturales

5.1. Tipos de piedra

1. Introducción

La piedra como material de construcción ha sido utilizada por el hombre a lo largo de toda su historia. Tiene buenas características como material resistente y, al mismo tiempo, es un elemento decorativo muy apreciado. La piedra natural se integra fácilmente en las construcciones, tanto en sus exteriores como en sus interiores, ya que produce una sensación de contacto con la naturaleza que aporta sensación de confort y seguridad y es un motivo de distinción y categoría que ofrece un sin fin de soluciones y posibilidades tanto en lo decorativo como en lo funcional.

La piedra natural es un elemento del pasado, del presente y del futuro, ya que, a pesar de la tecnología y de las continuas innovaciones, sigue siendo un material de confianza para la arquitectura y la ingeniería.

La piedra natural es un material resistente y duradero. Se ha usado y se usa en todo tipo de construcciones, tanto en obras de edificación como en obras civiles, y puede encontrarse en las calzadas, acueductos y teatros romanos, en los distintos edificios monumentales de ayer y hoy, como son las catedrales, o en infinidad de plazas y espacios abiertos urbanos. También es muy apropiada para el arte funerario.

Los acueductos romanos auténticas obras de ingeniería

2. Tipos de piedra natural: propiedades y aplicaciones.

Existe en el mercado una gama amplía de tipologías de piedras naturales, cada una con características propias relacionadas con su naturaleza y formación. En España, hay canteras de extracción de todo tipo de piedra ornamental repartidas entre todas sus Comunidades Autónomas. Una buena parte de la extracción se destina a la exportación.

Las piedras naturales se extraen de la naturaleza y se manipulan según su posterior uso. Son creadas por los ciclos geológicos naturales y se presentan en distintos tipos de estructuras. Según su proceso de formación, pueden ser, por ejemplo, porosas o estar formadas en láminas o en granos. Según su naturaleza u origen, se pueden dividir las piedras en general (rocas) en:

– Ígneas: se forman al enfriarse y solidificarse el magma volcánico.

– Sedimentarias: se forman debido la presión de las capas superiores sobre los sedimentos que se han ido acumulando a lo largo del tiempo en capas de miles de metros de espesor.

– Metamórficas: se trata de rocas ígneas o sedimentarias ya formadas que vuelven a cambiar sus propiedades por el efecto de grandes presiones y altas temperaturas.

En España, se pueden encontrar principalmente cuatro grupos o tipos de piedras naturales usadas como piezas ornamentales, que son:

– Granitos: se considera granito ornamental el conjunto de rocas ígneas cortadas en bloque con fines decorativos, incluyendo la piedra de granito, entre otras. Se elaboran con procedimientos como el aserrado, pulido o abujardado.

– Mármoles: se trata de las distintas rocas metamórficas, incluidos los mármoles.

– Pizarras: rocas metamórficas que contienen sus minerales en planos.

– Otras: areniscas, cuarcitas, calizas no pulimentadas.

Las piedras ornamentales se preparan tras su corte con fines principalmente decorativos, como pueden ser solados, revestimientos o elementos más singulares, tales como fuentes o escudos. Los usos más indicados de las piedras naturales son:

– Pavimentos exteriores e interiores. – Revestimientos exteriores e interiores.

– Cubiertas y techos. – Elementos singulares.

Las principales propiedades a valorar a la hora de elegir el tipo de piedra a emplear son:

– Aspecto o apariencia visual: color, acabado, textura y veteados.

– Absorción de agua a presión atmosférica: se expresa en % y es obligatoria su declaración por parte del fabricante.

– Dureza: resistencia que tiene el mineral a ser rayado.

– Módulo elástico: relación entre la carga y la deformación unitaria dentro del periodo elástico, es decir, cuánto estira el material al aplicarle una fuerza determinada.

– Resistencia al desgaste por rozamiento.

– Resistencia a las heladas y a los cambios de temperatura.

– Resistencia a la compresión: se presiona (comprime) la probeta de ensayo hasta que se rompe y se mide la carga máxima por unidad de superficie que es capaz de soportar.

– Resistencia a la flexión (Rf) obtenida mediante ensayo normalizado: consiste en conocer la carga máxima que puede soportar una probeta apoyada en los extremos hasta que se rompe.

– Capacidad de agarre y resistencia a los anclajes.

– Resistencia al choque (caída en altura).


3. Tipos de elementos singulares. Características.

Dentro de los elementos singulares de piedra natural, es posible encontrar encimeras, chimeneas, columnas y dinteles, balaustradas y balconadas, escaleras macizas, figuras, esculturas y fuentes, mobiliario urbano, el arte fúnebre y hasta una gran variedad de mosaicos y puzles.

3.1. Encimeras.

Las encimeras sirven como tapa o cierre superior de muebles. También sirven como mesa de trabajo y están expuestas a golpes, rayados y altas temperaturas, especialmente cuando se trata de encimeras de cocina. Suelen tener un canto (espesor) de 2,3 o incluso 4 cm. En cantos especiales, puede llegar a 6 cm. Para elegir una encimera, hay que tener en cuenta su ubicación, el gusto personal y la higiene.

3.2. Chimeneas.

La piedra natural es muy empleada en el forrado de conductos exteriores y en el revestido de frentes interiores de chimeneas. En la elaboración de la chimenea en sí, se debe disponer de aislante térmico para que el calor no afecte a la piedra y evitar que rompa o se suelte por fallo del agarre. Se pueden utilizar piedras que soportan altas temperaturas y con un buen grado de adherencia a la masa. En ocasiones, se colocan lajas o anclajes en su sujeción para aumentar la durabilidad del revestido.

3.3. Columnas, dinteles.

Las columnas de piedra originalmente son elementos estructurales de sección cuadrada o circular para la sujeción de cargas, aunque desde los tiempos de la arquitectura clásica se han utilizado también como motivo decorativo, por lo que han ido apareciendo distintos tipos según su órdenes o estilos y sus posteriores evoluciones. En general, se pueden encontrar columnas monolíticas (de una pieza) o columnas formadas en tres partes diferenciadas (basamento, fuste y capitel). El dintel es una viga que apoya sobre dos columnas en su parte superior y que descarga sobre las mismas. Sirve para formar pórticos y para dejar huecos en ventanas y puertas.

3.4. Escudos, gárgolas.

En edificios monumentales y especialmente en los históricos, se pueden encontrar todo tipo de relieves y decoraciones e incluso escudos tallados en piedra y gárgolas. Las gárgolas son figuras de piedra con forma monstruosa y con fines decorativos que sirven además para desaguar las cubiertas y supuestamente ahuyentan a los malos espíritus.

3.5. Balaustradas, balconadas.

Una balaustrada de piedra es un conjunto de balaustres de piedra que forman una barandilla, es decir, una barandilla hecha con balaustres que se apoyan sobre un zócalo o una barandilla inferior y soportan unos pasamanos o una barandilla superior. Una balconada de piedra es un balcón o mirador en voladizo construido con piedra, tanto el balcón como sus defensas, ya sean balaustradas o no.

3.6. Escaleras macizas.

Las escaleras macizas consisten en la colocación de peldaños macizos de piedra cortados en bloques de forma consecutiva, ascendiendo en nivel la altura de un peldaño. Es conveniente que tengan algún acabado que impida el deslizamiento.

3.7. Figuras. Esculturas. Fuentes.

Dentro de los posibles elementos singulares que se pueden encontrar piedra natural, están las figuras, las esculturas y las fuentes. Pueden estar aisladas o formando conjuntos monumentales y sus diseños obedecen normalmente a motivos históricos y del entorno.

También pueden encontrarse integradas en todo tipo de edificios monumentales y pueden ser parte de fincas particulares.

 3.8. Mobiliario urbano: fuentes, bancos, pedestales, jardineras.

El mobiliario urbano aparece en las ciudades para satisfacer las necesidades de las sociedades o comunidades urbanas. Sirve para complementar las zonas abiertas de pueblos y ciudades, tales como plazas o parques, zonas peatonales e incluso viales y al mismo tiempo, es un elemento de adorno. Es de uso público y suele ser suministrado por los propios Ayuntamientos.

Entre el mobiliario urbano, se pueden encontrar bancos, pedestales, jardineras y fuentes. Pueden ser elementos macizos, pero, en otras ocasiones, se trata de fábricas revestidas de piedra.                          

3.9. Arte funerario: lápidas, panteones, capillas y mausoleos.

Se consideran arte funerario las obras ubicadas donde se depositan los restos mortales de las personas. En los cementerios, se pueden encontrar lápidas, panteones, capillas (iglesias pequeñas) y esculturas y adornos de piedra, como cruces.

Las lápidas son piedras llanas donde se inscriben epitafios o alguna nota en memoria de la persona difunta. Suelen ser de piedra, mármol o granito.

Los panteones son pabellones donde los familiares o amigos entierran a varias personas. Pueden estar hechos de piedras en su totalidad y dentro contienen las lápidas. Cuando se trata de un edifico lujoso, se llaman mausoleos.

3.10. Piezas especiales: mosaicos, puzles.

Los mosaicos son piezas pequeñas de piedras que se colocan sobre un fondo de cemento y pueden ser de diferentes colores. Pueden usarse para hacer desde cenefas y pequeños elementos decorativos hasta puzles bien definidos. El mosaico es una técnica de arte muy utilizada en la antigüedad y que aún se conserva y surge de la idea de crear imágenes o dibujos en superficies tanto verticales como horizontales.

Deja un comentario

error: Content is protected !!
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad
Abrir chat