colocación de piedras naturales

5.7. Sistemas de adherencia

3. Sistemas por adherencia: morteros y resinas.

La piedra natural es un material muy apreciado por sus características naturales, pues tiene un aspecto sólido y mantiene sus cualidades estéticas a pesar del tiempo.

En los revestimientos exteriores, el uso de la piedra natural conlleva mejoras en los edificios, ya que aporta más durabilidad a las fachadas y debido a sus características, aumenta el aislamiento térmico y acústico. Por otra parte en los revestimientos interiores posee un gran atractivo decorativo.

Los sistemas tradicionales de revestimiento y adherencia de la piedra natural son los morteros y las resinas.

La resina es un tipo de adhesivo que sirve para pegar gran cantidad de materiales, entre ellos, piedra natural. Se puede conseguir que sean rígidas o flexibles, transparentes o de color, de secado rápido o lento. La resistencia a la tracción de la resina puede llegar a superar los 350 kg/cm2, lo que la convierte en el adhesivo más resistente del mundo.

Cuadro de texto: La resina de poliéster se endurece a una temperatura ordinaria y es muy resistente a la humedad, a productos químicos y a las fuerzas mecánicas.
La resina epoxi tiene baja contracción durante la polimerización, buena adherencia a muchos sustratos y es especialmente resistente a los ataques de alcalinos.

La resina de poliéster se endurece a una temperatura ordinaria y es muy resistente a la humedad, a productos químicos y a las fuerzas mecánicas.

La resina epoxi tiene baja contracción durante la polimerización, buena adherencia a muchos sustratos y es especialmente resistente a los ataques de alcalinos.

3.1. Interpretación de documentación técnica del fabricante.

Las resinas tienen una ficha técnica elaborada por el fabricante que suele figurar en los envases y que contiene una serie de datos muy importantes para su utilización.

3.2. Preparación: dosificación, manipulación.

En la preparación de las resinas es importante la dosificación de los materiales para que la adherencia sea óptima. La dosificación es el número de partes o la proporción de los materiales.


4. Procesos y condiciones de ejecución.

Antes de la colocación de la piedra natural, se deben comprobar algunos detalles, como la elección del tipo de piedra, el formato y el peso; el adhesivo que ha de ser adecuado al soporte, al tipo de piedra y el tratamiento que requiere la superficie.

Los sistemas de colocación de piedra natural son muy diferentes entre sí. Uno de ellos es el sistema mediante adherencia directa, que es el más tradicional y el otro el de anclajes mecánicos. Con todo también pueden utilizarse sistemas mixtos, es decir mediante adherencia directa y anclaje mecánico.

A continuación, se describen el proceso y las condiciones de realización del sistema de adherencia directa.

4.1. Condiciones de ejecución.

La elección del sistema de colocación de la piedra natural depende de la seguridad, la sostenibilidad y los medios económicos:

. La seguridad: la fijación mediante adherencia directa es más segura porque tiene un gran poder de sujeción y soporta los movimientos debidos a cambios térmicos e incluso las vibraciones, siempre y cuando se elija el adhesivo adecuado y la ejecución sea correcta. En cambio para eliminar la humedad, las eflorescencias y para mejorar el aislamiento acústico es recomendable el uso de otros sistemas, como el anclaje mecánico.

. La sostenibilidad: con sostenibilidad se hace referencia a la sujeción de las piedras al soporte. Es más apropiado usar el sistema de adherencia directa, en general, cuando la superficie lo permita y se seleccione piedra natural de poco tamaño y peso. En caso contrario es recomendable utilizar otro sistema, como por ejemplo, el sistema mixto o el de anclaje mecánico.

. Los medios económicos: para presupuestos bajos es mejor usar el medio de fijación por adherencia directa, ya que los costes son menores, es de buena calidad y proporciona un mayor rendimiento. Por el contrario los sistemas de anclaje mecánico y mixtos son más caros y la ejecución más lenta, por lo que el rendimiento es menor.

Preparación de la superficie

Una vez se haya seleccionado el tipo de piedra natural y el adhesivo adecuado, se procede a la preparación del soporte para facilitar la adherencia. Deben eliminarse del soporte de trabajo, si los hubiera, los restos de sustancias como:

– Lechada de cemento artificial.

– Restos de grasas o aceites.

– Restos de hormigón, mortero o de otras aplicaciones.

Se medirá la superficie que hay que revestir de piedra para saber las piezas que se necesitan, teniendo en cuenta prever un 10% más de piedras para subsanar las pérdidas que siempre se producen.

Es recomendable aplicar una capa de nivelación de cemento y arena a la superficie donde va a ir colocada la piedra natural cuando dicha superficie es de fábrica de ladrillo y tiene irregularidades de más de 10 mm.

Cuando se realiza el enfoscado de la capa de nivelación en la superficie hay que esperar como mínimo una semana para colocar las piedras naturales.

La superficie donde se va a colocar la piedra se pica para que tenga cierta rugosidad, lo que permite que el mortero se adhiera mejor a la superficie y que no se desprenda.

Cuando la superficie en que van a ir colocadas las piedras naturales es de hormigón, se coloca un malla metálica sujeta al hormigón para proporcionar mayor sujeción a la piedra natural.                                                                                                                                    

En superficies pintadas hay que eliminar la pintura con un rascador y acto seguido rellenar cualquier agujero o grieta con cemento para juntas. Una vez esté seco hay que alisarlo con una lija.

4.2. Proceso de colocación de la piedra

Antes de colocar la piedra natural, hay que tener en cuenta que la superficie tenga una temperatura entre 5ºC y 40ºC. Para una colocación óptima, se realizará previamente un replanteo señalando una línea horizontal en la parte inferior de la superficie y ajustándola a una medida que permita no hacer cortes en la última fila de piedras. Es muy importante que esté bien nivelada, ya que esta línea sirve de referencia a la hora de colocar la primera fila de piedras naturales. El procedimiento es el siguiente:

1. Trazar una línea horizontal colocando unos clavos en dos puntos señalados y atando una cuerda tintada para marcarla.

2. Una vez señalada la línea horizontal de referencia, se traza una línea vertical con la ayuda de una plomada y se hace una marca de referencia sobre la línea horizontal en el lugar donde se colocará la primera piedra.

3. Una vez se haya terminado el replanteamiento, se colocan unos listones de madera en el suelo sobre la línea horizontal. Estos listones sirven de apoyo para colocar la primera hilada de piedras.

Antes de colocar las piedras sobre los listones, se cortan los laterales de algunas de ellas para adaptarlas a la superficie. La operación de corte de piedras se realiza con una mesa de corte con agua para piedra natural o con una amoladora con un disco de diamante adecuado para cortar piedra.

Hay que limpiar la parte posterior de las piedras con agua limpia y jabón neutro para eliminar restos de polvo y suciedad. El adhesivo se aplica en la parte posterior de la piedra utilizando la llana dentada o una cucharilla.

La primera piedra se coloca sobre el listón de madera, presionándola con fuerza y realizando un ligero movimiento circular. Si se quiere mantener una separación entre las piedras, esta será siempre de un mínimo de 5 mm. Para ello, se colocan unas cuñas o crucetas que hacen posible mantener el mismo espacio entre las piedras.

Una vez se haya colocado la primera fila sobre el listón de madera, se coloca la segunda empleando como guía la línea vertical trazada durante el replanteo y comprobando con un nivel que las piedras estén perfectamente alineadas. Si alguna piedra sobresale, se utiliza una maza de goma para golpearla suavemente hasta colocarla correctamente.

A medida que se van poniendo las piedras, se limpia el exceso de adhesivo antes de que se endurezca con una talocha de esponja humedecida con agua limpia.

Para terminar con el proceso de colocación de las piedras naturales, se rellenan los huecos existentes entre las piedras con mortero para juntas.

Cuadro de texto: Cuando se haya finalizado el relleno de juntas y empiecen a endurecerse, se perfilan utilizando una esponja húmeda y se deja secar.

Cuando se haya finalizado el relleno de juntas y empiecen a endurecerse, se perfilan utilizando una esponja húmeda y se deja secar.

Deja un comentario

error: Content is protected !!
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad
Abrir chat