3.4. Agarre y asiento

/ 3. Mampostería/ 0 comentarios

9. Componentes, mezclas de agarre y asiento

Se llama mortero al conglomerado formado por un aglomerante, arena y agua. Según el tipo de fábrica, se emplearán la cal, el cemento o ambos como aglomerante, obteniendo el mortero a la cal, mortero de cemento o mortero mixto o bastardo.

9.1. Trabazón, llaves, encuentros, puntos singulares, remates:

Para la unión entre los elementos de un muro de piedra de sillería, se puede recurrir a distintos medios de sujeción:

Trabazón: mediante formas especiales en la testa de los sillares continuados se consigue un encadenado, ejemplo de esto son los dentados o los machihembrados.

Tipos de aparejo en piedra

Llaves: estas se colocan en zonas donde el muro debe soportar mayores cargas. Por un lado, están las que se realizan con elementos metálicos entre sillares de misma hilada mediante tochos por otro lado.

Encuentros: zona común entre dos muros que tienen direcciones distintas y se encuentran. Para conseguir que queden bien trabados los aparejos de los muros.

9.2. Máquinas, herramientas, operaciones de limpieza y almacenamiento.

Antes de comenzar la construcción de un muro, hay que estudiar la forma en que se va a ejecutarlo, es decir, con qué medios humanos, mecánicos, herramientas y equipos se va a contar. Para ello, se debe estudiar la manera de equilibrar el tiempo según un planning, el coste acorde al presupuesto de ejecución material y la seguridad en la ejecución según el plan de (PRL) para la obra.

9.3. Selección:

Una vez que se cuenta con los datos de partida de la obra, para tomar una decisión acertada hay que identificar y valorar los factores de ella que van a influir en la selección de maquinaria, equipos y herramientas a emplear. Estos factores son el tipo de muro, que establecerá el peso, la dimensión y la forma de las piezas a manipular, el volumen de la partida, que establece la cantidad de m2 que hay que ejecutar en el tiempo previsto, la accesibilidad en obra y al tajo de máquinas, equipos o herramientas cuando exista diferencia de cota entre la zona de operaciones y el muro a ejecutar, pues debe haber espacio suficiente para maniobrar y que la naturaleza del firme sea estable en la zona de operaciones.

Los equipos a seleccionar podrán ser equipos mecánicos o manuales. Si son mecánicos, deberán instalarse en las máquinas para la colocación de las piedras y medios auxiliares. Podrán ser:

* Equipos:

– Bivalva (mecánicas) – Pulpos (mecánicos) – Pinzas (mecánicas y manuales)

Pulpo para excavadora / mecánico / para la piedra - 1535 series ...

– Tenazas (mecánicas y manuales) – Cuñas, diablos o castañuelas.

* Medios auxiliares:

– Andamios. – Castilletes. – Cimbras.

*Herramientas:

 – Maceta. – Mazo. – Escuadra.

– Barra: desplazamientos de ajuste de piedras.

– Martillo de desbaste: solo para mampostería.

– Leva: desplazamientos de ajuste de piedras de gran tamaño.

– Plomada: comprobación de verticalidad.

– Nivel de burbuja: comprobación de horizontalidad y verticalidad.

– Cinta métrica: comprobación de medidas.

– Escoda. – Compás de vara. – Pico.

– Espadón: ajuste en colocación de sillares.

– Martillina o bujarda. – Trinchante: solo para piedras blandas.

– Cuñas: para cortar piedras. – Gradina. – Escoplos.

– Sierra de trocear: para cortar piedras blandas.

9.4. Preparación

Para que una producción funcione eficientemente, se debe disponer de las máquinas y los equipos preparados y ajustados para la tarea antes y después del momento en que sean requeridos para no detener el proceso de ejecución.

9.5. Manejo

Debido a su manejo habitual, pueden parecer poco peligrosas, sin embargo, pueden provocar ocasionalmente heridas leves, graves o muy graves. La causa suele ser de diversa naturaleza, pero las más habituales son:

9.6. Operaciones de mantenimiento. Manuales de instrucciones

La función principal de estas operaciones es la de prevenir accidentes y lesiones en el trabajador, así como mantener las máquinas, los equipos y las herramientas en buenas condiciones.

Los objetivos principales de las tareas de mantenimiento son: Evitar, reducir o reparar los posibles fallos que pudiesen aparecer. Disminuir su gravedad si no se llegan a evitar.

9.7. Operaciones de limpieza y almacenamiento

En cuanto a la limpieza, por medidas tanto organizativas y medioambientales como de seguridad, la obra debe estar ordenada y limpia de escombros para agilizar los trabajos y evitar riesgos de accidentes laborales, así como previstos los procedimientos de recogida de materiales reciclables.

Manual de Limpieza de Obra de Pisos y Oficinas paso a paso

10. Operaciones de fin de jornada

Son aquellas que se realizan, durante el tiempo que persiste la ejecución, de forma repetitiva y automática al final de la jornada laboral.

La finalidad de estas operaciones es:

– Organizar el trabajo para hacerlo más efectivo.

– Preparar los tajos para el día siguiente.

– Limpieza del área de trabajo.

– Guardar los elementos de valor que quedarán en la obra.

10.1. Materiales en piedra recibidos en obra: identificación, comprobaciones, manipulación, transporte y almacenamiento en obra

Identificación:

En obras de mampostería, la piedra empleada para la construcción es más sencilla de identificar que en obras de sillería, ya que estas, debido a su mayor complejidad en las construcciones, se identifican y especifican según las distintas funciones que pueden llegar a cumplir en el conjunto de la obra, Las definiciones por unidad de obra son las siguientes:

* Puertas: – Dintel (con o sin derrame) – Jambas (con o sin derrame) – Umbral.

* Ventanas: – Dintel. (con o sin derrame) – Alféizar o vierteaguas.

Ventana Piedra | 3D Warehouse

* Remates de pretil: – Albardillas.

* Voladizos: – Ménsulas.

* Arcos: – Imposta (base). – Salmer o sillar de arranque. – Riñones. – Contraclave. – Clave.

* Pilares: – Pedestal: Basa.  -Columna: Fuste. Capitel. -Entablamento: Arquitrabe.  . Friso.  . Cornisa.

10.2. Comprobaciones:

En la recepción de la piedra en obra, que vendrá desde la cantera en el caso de las obras de mampostería o del taller de labra en el caso de obra de sillería es necesario comprobar, preferiblemente antes de la descarga o una vez descargado, que el material corresponde con lo pedido.

10.3. Manipulación. Transporte. Almacenamiento:

Desde que el material entra en obra hasta que es colocado en su lugar definitivo en la construcción, va a tener que soportar desplazamientos en mayor o menor medida según sean las características de la obra.

Para no dañar las características de la piedra en estos desplazamientos, hay que organizarlos de manera que sean los menos posibles y que su manipulación sea la correcta.

Deberán almacenarse en el lugar de acopio previsto a tal fin, según la organización de la obra. Este lugar deberá estar ordenado, limpio y en buen estado para evitar que se produzcan fragmentaciones.

10.4. Utilización de medios auxiliares en fábricas: sistemas de elevación, andamios y arriostramientos:

En la evolución de la construcción a lo largo de la historia, los medios auxiliares han tenido gran influencia. En los últimos 100 años, la mejora continua ha sido espectacular, sobre todo en sus facetas de seguridad, capacidad y rendimientos. Entre los medios auxiliares más representativos, están los sistemas de elevación y suspensión, los andamios y puntales y los arriostramientos provisionales.

10.5. Sistemas de elevación y suspensión: grúas, eslingas, cuñas, etc.

Para el izado de las piedras en obra y con el fin de que no se deterioren, habrá que manipularlas en la postura adecuada según la normativa de seguridad y Prevención de Riesgos Laborales. En la actualidad, existen muchos tipos de sistemas de elevación y cada una se adaptará mejor a la tipología de cada obra.

Grúas

Dentro de los distintos tipos, se pueden destacar las grúas fijas (grúa torre, grúa desplegable o trepantes y montacargas o winche) y las grúas móviles sobre camión u orugas sobre cadenas.

Eslingas o cinchas

Es una herramienta que permite sujetar la carga con seguridad a la grúa. Soporta los esfuerzos de tracción, transmitiendo la carga al gancho de la grúa. La eslinga podrá estar hecha de acero o de material sintético y tendrá un ancho y una longitud específicos según características y fabricante.

Tijeras, tenazas, cuñas o castañuelas

10.6. Andamios:

Son estructuras provisionales metálicas que disponen de plataformas de trabajo para los operarios, siendo adaptables en altura y forma, utilizándose en obra como elemento auxiliar para la ejecución o reparación en aquellas zonas que no son fácilmente accesibles. Los tipos de andamios más habituales en las obras de fábrica de piedra natural son los andamios de fachada, los móviles, las borriquetas y los andamios colgados.

10.7. Apuntalamientos, arriostramientos provisionales.

Los apuntalamientos son aquellos medios auxiliares formados por puntales, que buscan apoyar, consolidar, sostener y reforzar alguna parte de la construcción que se necesite estabilizar estructuralmente.

Los arriostramientos tienen como fin principal dar mayor estabilidad a las estructuras. Hay varios tipos, que se clasifican según la función que cumplen:

Lateral: estabiliza una estructura que está sometida a esfuerzos laterales Diagonal: estabiliza un marco o pórtico. Se conoce habitualmente como cruz de San Andrés.

De montaje: su utilidad es provisional mientras se realiza el montaje. En K: variante del diagonal en la que se incorpora un arriostramiento a una barra central vertical entre las diagonales.

En ángulo: arriostramiento entre un elemento vertical y otro horizontal.


11. Procesos y condiciones de calidad; defectos, causas y soluciones:

La única forma que hay para obtener un resultado satisfactorio en la ejecución de una fábrica de piedra natural es llevar a cabo un control de calidad acorde con las exigencias que tuviera. Para ello, se deben realizar las comprobaciones pertinentes y conocer los defectos más habituales en las fábricas, sus causas y sus posibles soluciones.

11.1. Comprobaciones.

Para un correcto control, hay que verificar los trabajos de replanteo, comprobar la materia prima es correcta, que el proceso ejecución cumple con características proyectadas y que los medios auxiliares y los operarios son los adecuados.

El control a realizar a la piedra, para comprobar que es de buena calidad, debe cumplir positivamente las siguientes características:

– Apariencia: textura adecuada y compacta. Los colores claros son más adecuados, pues son más durables.

– Estructura: la textura debe estar libre de cavidades, fisuras y sin material blando. Los estratos no deben ser visibles a la vista.

– Resistencia: la piedra debe ser fuerte y durable. La resistencia a compresión de las piedras suele oscilar entre 60 y 200 N/mm2

– Peso: indicador de la densidad y porosidad de la piedra. Si lo que se busca es una piedra para cubrición, interesará una de poco peso. En cambio, si se requiere resistencia, cuanta más densidad, mejor.

– Dureza: característica muy importante, principalmente en solerías. Se determina mediante la escala de Mohs.

– Tenacidad: resistencia al impacto de la piedra.

– Porosidad y absorción: para la construcción de muros, esta característica es muy negativa, pues, al absorber agua, puede fracturarse por congelación y posteriormente desintegrarse.

11.2. Principales defectos e irregularidades.

Aparecen por diversas causas, entre las que se encuentran el envejecimiento.

Se puede hacer una clasificación según el origen del defecto:

– Mala ejecución de la construcción, ya sea por defecto de forma, cimentación deficiente, falta de verticalidad, deficiente aparejo, mortero de agarre insuficiente.

– Inherentes a las piedras: aparece como consecuencia de los diferentes estratos en su formación, de fisuras diminutas.

– Debidos a la experiencia del cantero y al uso de explosivos: se pueden causar grietas en la extracción. La humedad que la piedra tiene en la cantera en la extracción va disminuyendo, endureciendo a medida que disminuye la humedad.

– Dependiendo de los planos de estratificación: las posiciones de la piedra en obra podrán ser adecuadas, por ejemplo perpendiculares a la dirección del esfuerzo, o inadecuada, colocándose paralelas a la dirección del esfuerzo.

PATOLOGÍAS DE LA PIEDRA NATURAL - Pack WordPress

11.3. Causas.

Las principales causas que deterioran la piedra y reducen su durabilidad son:

– Lluvia: afecta físicamente mediante la erosión, el transporte y la sedimentación y químicamente mediante la oxidación e hidratación de minerales componentes de la piedra.

– Heladas: el agua interna o la que se introduce en las fisuras, al helarse, puede producir fragmentación y rotura.

– Viento: al arrastrar partículas sólidas y chocar contra las piedras, produce abrasión en ellas.

– Variación térmica: en piedras compuestas de distintos minerales, la diferente densidad provoca tensiones internas con los cambios de temperatura que pueden deteriorarlas.

– Vegetales: la humedad, junto a elementos orgánicos o inorgánicos, puede generar procesos bacteriológicos de descomposición.

– Líquenes: protegen a las piedras, excepto a la caliza, que la destruyen.

– Agentes químicos: las piedras pueden ser deterioradas por hongos ácidos de la atmósfera.

Deja un comentario