https://www.labrarte.com/category/blog/fachadas-ventiladas/

7.18. Tratamiento de juntas

3. Sellado y tratamiento de juntas. Productos. Aplicación. Comprobaciones

El sellado y tratamiento de juntas depende principalmente del tipo de junta que se quiere conseguir y de si se trata de una junta superficial a tapar o una junta que requiere una solución algo más detallada o, dicho de otro modo, una junta que no requiere un simple sellado, sino una solución constructiva más completa.

En general, las juntas se tapan con perfiles o con algún tipo de mortero o masilla, más o menos flexibles. A veces se utilizan combinaciones de ambos.

Para la elección del tipo de junta de dilatación, es necesario tener en cuenta los siguientes factores:

– TIPO de movimiento y cantidad. – Cumplimiento de normas (clasificación contra fuego).

– Tamaño de la junta.   – Resistencia al agua.  – Colores y acabados.

3.1. Productos

Los productos aptos para juntas pueden dividirse en tres grupos diferenciados:

– Juntas preformadas. – Selladores en pasta. – Cordones y espumas de relleno.

Juntas preformadas

Las juntas preformadas son elementos de PVC, aluminio o similares que están preparados para el tapado de juntas y para reaccionar positivamente ante los cambios de temperatura y movimientos.

Las características de las juntas preformadas son:

– Fácil colocación. – Buena elasticidad. – Deben ser resistentes a los rayos ultravioleta.  – Posibilidad de distintos acabados y texturas.

Selladores en pasta

Los selladores suelen ser masas del tipo silicona o poliuretano y similares.

Las características de los selladores son:

– Buena adherencia y compatible con el soporte. – Buena elasticidad.

– El sellador exterior debe ser resistente a los rayos ultravioleta.  – Buena resistencia química a ácidos y bases.

Cordones y espumas de relleno

Un cordón de relleno es una barra de espuma de polietileno que sirve para tapar huecos de juntas que se van a sellar posteriormente.

Las características del cordón de sellado de polietileno son:

– Flexible. – Ligero. – Fácil de manipular y usar. – Adaptable. – Resistente a la humedad y agua.

– Resistente a ácidos comunes y detergentes. – Resistente a aceites lubricantes y disolventes. Imputrescible.

3.2. Aplicación

Previamente a la aplicación del sellador, se debe preparar el soporte. El soporte debe estar limpio y seco para evitar que haya algún problema en la adherencia del sellador.

Si el soporte no es poroso (metales, vidrios, PVC o similares), se puede limpiar con un paño empapado en disolvente no graso (por ejemplo alcohol) e inmediatamente se seca.

3.3. Comprobaciones

Una vez aplicado el sellador, se repasa (alisar) y se debe comprobar que no presenta irregularidades y que cubre todo el hueco a tapar.

3.4. Remates. Tipos: elementos funcionales y decorativos. Colocación. Comprobaciones

En la ejecución de fachadas transventiladas, se emplean remates constructivos que refuerzan o ayudan a la fachada a cumplir sus funciones o que sirven como elementos decorativos.

Las funciones principales de una fachada son las siguientes:

– Resistencia. – Durabilidad. – Estanqueidad al aire y al agua. – Protección solar. – Iluminación.

– Aislamiento al ruido y a las temperaturas exteriores. – Ventilación. – Funciones estéticas.

3.5. Tipos: elementos funcionales y decorativos

Los tipos de elementos de remate, funcionales y decorativos son:

– Acabado. – Perfiles para cierres y decoraciones. – Rejillas de ventilación. – Mosquiteras.

– Celosías.  – Cortinas. – Protecciones. – Gárgolas. – Tragaluces.

El acabado de las fachadas transventiladas es el principal elemento funcional y decorativo de la misma. La elección del acabado influye significativamente en la solución constructiva, en los complementos, remates y terminaciones de la misma.

Las fachadas transventiladas pueden presentar los siguientes acabados:

– Piedra natural. – Gres porcelánico. – Baldosa extruida. – Madera. – Resinas. – Fibrocemento.

– Placas o láminas metálicas. – Acero corten. – Paneles sándwich. – Paneles de zinc.

3.6. Colocación

La colocación de los elementos funcionales y decorativos depende fundamentalmente del tipo de elemento a colocar, de su ubicación en la fachada y del material a emplear.

El proceso general de colocación es el siguiente:

1. Replanteo y trazado inicial.

2. Colocación de anclajes.

3. Instalación de aislante.

4. Colocación de los perfiles.

5. Colocación de acabado.

6. Remates y terminaciones.

Terminación de peto en una fachada de metálica

La fachada metálica tiene un acabado de láminas de zinc, acero o similares. El montante vertical puede hacerse con acero galvanizado sujeto al soporte mediante escuadras. En la parte superior, se puede colocar una chapa perforada para la ventilación. La chapa se apoya tapando la cámara de aire y otra en el frente superior o se coloca una L perforada que tapa ambos huecos.

3.7. Comprobaciones

Una vez que el proyecto de una fachada ha sido definido, se deben establecer mecanismos que garanticen que la ejecución se realiza conforme a los criterios que se han establecido en el mismo.

Se debe comprobar en la recepción los siguientes aspectos:

– Tipo de material. – Forma del material. – Dimensiones del material. – Color del material.

– Distintivos de calidad y certificados de garantía. – Ausencia de defectos o roturas.  – Tipo de acopio o almacenaje.

3.8. Sistemas de limpieza. Productos. Especificaciones técnicas. Preparación y aplicación

Las fachadas se ensucian por la acumulación de partículas que se encuentran en la atmósfera. Está condicionado a su vez La acción de los agentes climáticos. El viento distribuye los contaminantes y la lluvia influye en la deposición y adhesión de las partículas.

La contaminación suele presentarse en forma de aerosoles y de polvo atmosférico. Además de las limpiezas relacionadas con el mantenimiento de las fachadas, debe realizarse una limpieza de la fachada en profundidad antes de la entrega de la obra.

3.9. Sistemas de limpieza de una fachada

La limpieza de una fachada se puede realizar en zonas amplias o en zonas localizadas. Los sistemas de limpieza a emplear en una fachada son los siguientes:

– Aplicación de agua y cepillado manual.  – Aplicación de agua fría a presión.

– Aplicación de agua caliente a presión.  – Aplicación de agua sobrecalentada a presión.

– Procedimientos mecánicos.  – Procedimientos químicos.

3.10. Productos. Especificaciones técnicas

Los productos usados en los sistemas de limpieza son en líneas generales el agua y los productos químicos que facilitan el desprendimiento de la suciedad.

El agua no tiene una característica especial, se puede usar el agua habitual de la red de abastecimiento.

Existe una gran variedad de productos de limpieza aptos para fachadas. Se usan para la eliminación de manchas, como aceites, grasas, óxido de hierro, pinturas e incluso grafitis.

3.11. Preparación y aplicación

La limpieza puede realizarse como parte del mantenimiento necesario de la fachada o en la fase final de la obra, antes de la entrega.

Es evidente que, para llegar a todas las zonas de la fachada, se necesitan medios auxiliares, como algún tipo de andamio o medios de elevación, aunque también se pueden aplicar técnicas de trabajos verticales.

Deja un comentario

error: Content is protected !!
Abrir chat