5.15. Operaciones y productos

/ 5. Colocación de Piedra/ 0 comentarios

11. Operaciones y productos de limpieza

La limpieza de la piedra tiene como objetivo la eliminación de suciedad y productos nocivos en la superficie de esta, además de mejorarla estéticamente, recobrando el aspecto original. Algunos de los principales agentes que intervienen en cubrir la piedra son las sales solubles, la vegetación, los microorganismos, los excrementos de pájaro, los restos de antiguos tratamientos, etc., formando una capa sobre la superficie de esta.

Los criterios a seguir en los métodos de limpieza son:

Debe hacerse con lentitud para que el operario pueda controlar los efectos que causa en la piedra.

No se deben generar productos que puedan ser perjudiciales para la conservación de la piedra.

Se debe tener cuidado de no producir abrasiones, microfisuras o modificaciones en la superficie que puedan facilitar su posterior deterioro.

La elección del método de limpieza depende fundamentalmente de:

– La naturaleza de las sustancias que se han de eliminar.

– Las características de la piedra y su estado de conservación.

A continuación, se estudiarán las operaciones de limpieza más importantes.

11.1. Limpieza mecánica

Estos trabajos se efectúan con la ayuda de máquinas y separan la suciedad de la piedra.

A continuación, se estudiarán los principales métodos mecánicos.

Métodos sencillos

Se realizan manualmente con agua y herramientas como el bisturí, espátulas, papel de lija, piedra pómez, etc., o con equipos como la pulidora o la amol adora. Este método se utilizará para objetos pequeños, debido a su lentitud.

Chorro de arena

El chorro de arena puede aplicarse tanto en seco como en húmedo.

El chorro de arena seca usa un chorro de aire a presión que lleva en suspensión un abrasivo, el cual arranca la suciedad al chocar con la superficie. El abrasivo puede ser sílice, escoria metálica, esferas de vidrio, etc., y la densidad y dureza del abrasivo, junto a la presión del chorro, definirá la presión mecánica. Es difícil de controlar y genera mucho polvo.

Microchorro de arena

Se utiliza un abrasivo muy fino, de menor tamaño y dureza que el de chorro de arena, como esferas de vidrio o de alúmina. Se regulará la presión del chorro para el control del abrasivo, por lo que es un proceso regulable. Este es un método muy efectivo, pero desprende mucho polvo contaminante que hay que recoger y es un proceso caro, tanto por su mantenimiento como por los abrasivos.

11.2. Limpieza con agua

Es el método más simple y lo que se intenta hacer es disolver los compuestos solubles y ablandar los que no lo son, para terminar de quitarlos con métodos mecánicos suaves. Se suele emplear agua corriente, destilada o desmineralizada.

Los principales métodos de limpieza con agua son:

– Agua a presión: se aplica un chorro de agua a presión sobre la superficie hasta ablandar la capa de suciedad. Los restos de costra son eliminados con un cepillo, es muy efectivo para eliminar sales solubles en calizas y no es recomendable en piedra muy descohesionada.

– Agua pulverizada: se riega la superficie de la piedra con agua hasta que se reblandecen los depósitos de suciedad. Después de repetir esta acción, se cepillará y aclarará para eliminar el material disuelto. Este proceso requiere mucha cantidad de agua.

– Vapor de agua: se utiliza una caldera que genera vapor de agua y la hace llegar a la piedra. La piedra debe ser capaz de resistir la temperatura alcanzada, teniendo especial cuidado con las eflorescencias.

– Agua aplicada con apósitos: se utilizan apósitos embebidos en agua, que pueden ser arcillas, filosilicatos o sílices, además de pasta de papel o madera. Su principal ventaja es que absorben una gran cantidad de agua en relación con su peso y son aptos para la limpieza de estatuas y relieves, principalmente de interiores, aunque se puede repetir la operación para poder atacar gruesas costras. Es un método no dañino y de bajo coste, pero de gran lentitud.

Estos productos requieren de la supervisión de expertos, ya que pueden causar daños irreversibles. Se utilizan en casos especiales basados en productos químicos solubles en agua que reaccionan con los compuestos que forman la costra, eliminándola con mayor facilidad.

11.3. Limpieza química

Hay que evitar los productos con PH menor a 5 o mayor a 8 (muy ácidos o muy básicos) y los que puedan generar sales solubles, por lo que los productos o agentes utilizados suelen tener carácter ligeramente ácido o básico.

Se estudiarán los siguientes agentes:

– Agentes ácidos: se emplean ácidos y sales ácidas que reaccionan con las costras negras y las disuelven. Estos efectos pueden ser duraderos, pero muy agresivos para la piedra, por lo que no es muy recomendable. En algunos casos, el ácido fosfórico puede ser apropiado para limpiar las manchas de óxido de hierro en el mármol, seguido de un aclarado con amoniaco para neutralizarlo.

– Agentes básicos: están basados principalmente en sosa caustica con distintos aditivos para controlar la actividad. Se emplea en calizas y mármoles para eliminar costras de yeso. También se utiliza el amoniaco.

11.4. Limpieza con láser

La limpieza con láser es un método que se basa en pulsos de luz coherente de gran energía, vaporizando el material que forma la suciedad. Este proceso tiene muchas ventajas, como la escasa agresividad física, un amplio campo de aplicación y el ser un procedimiento que no contamina, aunque no trabaja muy bien con costras de gran espesor.

11.5. Aplicación de ultrasonidos

Este tratamiento se realiza mediante aparatos capaces de transmitir vibraciones a través de una película de agua a la costra negra que hace que esta se despegue. Es un aparato de precisión utilizado en esculturas y objetos de pequeñas dimensiones.

11.6. Extracción de sales solubles

Las sales solubles son una de las causas más importantes de deterioro de la piedra. El procedimiento habitual de extracción consiste en aplicar sobre la superficie de la piedra un material absorbente (por ejemplo pasta de celulosa) embebido en agua destilada el tiempo necesario para que las sales se solubilicen. Esta pasta se mantiene cubierta con un polietileno durante el proceso. La operación de extracción de sales se repite todas las veces que sean necesarias hasta comprobar que no quedan sales solubles en la piedra.

Es importante analizar las fuentes implicadas en su formación para controlarlas. Algunas de estas son: el agua procedente del suelo o lluvia o la contaminación ambiental.

11.7. Control de calidad: herramientas

La calidad del producto acabado requiere de una serie de herramientas a seguir para que todo el proceso funcione correctamente. Son unos pasos para poder asegurar la calidad y satisfacción del cliente, identificando las variables que determinan la calidad del proceso.  Estas herramientas son:

– Hoja de datos: para registrar de manera sencilla y directa el proceso de elaboración del elemento, los defectos e irregularidades, las posibles causas y las soluciones que se puedan dar.

– Diagrama de impacto: permite la comparación del antes y el después, ayudando a ver el impacto de las acciones tomadas para lograr mejoras.

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estos HTML tags y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*