colocación de piedras naturales

5.12. Tratamientos superficiales

6. Equipos y herramientas. Utilización

En la actualidad, se pueden encontrar numerosas máquinas y herramientas para realizar todo tipo de operaciones de corte o de labra de modo eficaz, en comparación con los métodos tradicionales. Un buen cantero debe conocer estos equipos y saber el resultado de cada maquinaria.

La maquinaria se va a diferenciar entre equipos y herramientas.

6.1. Equipos de trabajo

Los equipos de trabajo consiguen un gran ahorro de energía por parte del cantero. A continuación, se presenta una clasificación según sus funciones.

Máquinas cortadoras

En el mercado, existen numerosos equipos de corte y aquí se estudiarán los dos más utilizados para la producción de piezas especiales de piedra, dejando atrás los de grandes producciones o cantería.

Cortadora de disco

La máquina consta de un disco giratorio que permanece en posición fija, siendo la pieza la que, montada sobre una cinta transportadora o un banco, pasa por debajo de ella durante el corte. Existen variaciones, como las sierras dobles o múltiples, con doble disco de corte o más colocados paralelamente para obtener cortes paralelos, sierras puente en la que es el disco el que se desliza sobre la pieza colocada en un banco fijo o sierras dotadas de un cabezal con eje móvil que posibilita cortes oblicuos.

Sierra circular

Es una herramienta eléctrica manual utilizada para el corte de piezas. Se elegirán discos con dientes separados cuando se estén tratando cortes del material en bruto y dentado fino o muy fino cuando se estén tratando marcas definitivas o acabados. Así, también se evitará que salte en exceso la piedra.

Pulidoras

Para un acabado pulido, se utilizan diferentes máquinas.

Pulidoras fijas

Son equipos de trabajo utilizados para piezas en serie. Consisten en bancos de trabajo tanto fijos como transportadores y cabezales de pulido articulados que trabajan en la superficie de las piezas a pulir.

Pulidora manual

Es una herramienta eléctrica manual utilizada para pulir grandes superficies, similar a la amoladora. Existen varios tipos de discos de pulidos, entre ellos el de fibra con carburo de silicio, el de láminas o el de velcro, escogiendo siempre el de grano más grueso para comenzar a trabajar, eliminando ralladuras y, posteriormente, el de grano más fino para conseguir el pulido deseado.

Lijas de mano

Existen diferentes tipos: hojas, esponjas o limas, y sirven para pulir manualmente zonas pequeñas y de difícil accesibilidad para las pulidoras.

Arenadoras

Son herramientas que proyectan arena o corindón por medio de aire a presión. Existen arenadoras fijas y manuales:

-Arenadora fija: una mesa de rodillos móviles sobre los que se desliza la pieza y una boquilla distribuidora colocada en un puente móvil. Esta boquilla envía un chorro de agua y arena silícea o corindón a alta presión sobre el tablero.

-Arenadora manual: se trata de un depósito y una pistola que trabaja con el material abrasivo. Suele incluir aspirador para el polvo provocado en el proceso.

Biseladoras

Herramientas que sirven para cantear bordes rectos o curvos de láminas de piedra. Existen equipos robustos para grandes producciones y otros portátiles de fácil uso.

Pulecantos

Herramientas que se emplean para pulir, perfilar y biselar los cantos de las piezas obtenidas. Se utilizan las pulidoras fijas con brazos articulados dirigidos hacia los cantos de las piezas y pulidoras manuales o lijas de mano.

Amoladoras

Herramientas eléctricas manuales de movimiento rotativo o circular que sirven para cortar, desbastar y pulir. Disponen de un control electrónico de velocidad para adaptarse mejor al trabajo. Existen dos tipos de amoladoras: recta y angular. La diferencia entre una y otra es la posición del disco, siendo el disco de la amoladora recta perpendicular al mango y el de la angular paralelo al mango de trabajo. Se utilizará la amoladora angular para trabajos de corte y desbaste y la recta para trabajos de pulidos.

Los principales tipos de discos son:

– Segmentado: tiene una forma ranurada que mejora el proceso de refrigeración y permite mayor facilidad en el proceso de corte.

– Turbo: el ligante es más blando y, a diferencia de los segmentados, lo hace adecuado para piedras de mayor dureza y menor abrasividad.

– Continuo: para piedras de máxima dureza y mínima abrasividad. Precisión y terminación impecables.

Taladradoras

Se utilizan para hacer agujeros o taladros con dos movimientos: el de rotación de la broca y el de avance de penetración de la broca, que puede realizarse de forma manual o automática, dependiendo de la taladradora. Se pueden utilizar dos tipos de taladros: el taladro de mano y el de sobremesa. El taladro de mano es portátil, mientras que el de sobremesa está fijado a un banco de trabajo, agujereando el material perpendicularmente bajando la broca.

Compresores

Las herramientas neumáticas emplean para su funcionamiento el aire de la atmósfera, sometido a un proceso de compresión. Como todos los gases, el aire está formado por partículas o moléculas en continuo movimiento que chocan continuamente entre sí. Este choque de partículas contra una superficie se llama presión del aire y sirve para vibrar el martillo neumático del cantero.

Martillo neumático

El martillo neumático es una herramienta que con el aire comprimido del compresor efectúa una percusión continua sobre la culata de la herramienta del cantero.

Herramientas para el martillo neumático

A continuación, se describen las herramientas más importantes con las que trabaja un cantero con los martillos neumáticos.

Punteros

El filo es de punta de diamante y se utilizan para el desbaste y talla definitiva, dando al paramento un aspecto tosco o a base de muescas o surcos. Se han de colocar ligeramente inclinado sobre la superficie de trabajo.

Cinceles

El filo es en forma de cuña de 4 a 30 mm de ancho. Se utilizan para realizar atacaduras, nivelar superficies, rebajar molduras, practicar ranuras o para la talla definitiva decorativa. Las marcas obtenidas por estas herramientas son muy regulares y continuas, por lo que son idóneas para trazar líneas paralelas, perpendiculares u oblicuas, en ángulo, etc.

Medias cañas

El filo es un segmento de circunferencia que oscila entre 4-30 mm. Se utilizan para rebajar superficies cóncavas, por lo que el cantero se ayudará de diferentes tamaños de esta herramienta.

Gradinas

El filo está formado por 2-6 dientes de sección rectangular. Se emplean para rebajar superficies ya trabajadas con el puntero o para labrar superficies cóncavas o convexas. La posición que deben adoptar dependerá del trabajo que se realice, pero oscilará entre 30 y 90º.

Martillinas

La cabeza de la herramienta adopta formas variadas: circular, cuadrada, octogonal, rectangular, etc. Se emplean para rebajar o dar talla definitiva a pequeñas superficies, como por ejemplo letras, molduras, etc. Se deben colocar perpendiculares a la superficie de trabajo, dirigiéndose longitudinalmente en una dirección.

Bailarines

El filo siempre es cuadrado con dientes y mango corto. Hacen un movimiento de percusión continua, pareciendo que botasen o bailasen sobre la superficie de trabajo. Se emplean para rebajar superficies, para la talla definitiva de grandes áreas, consiguiendo una textura granulada, o para el pulido de una pieza. La posición ha de ser siempre perpendicular a la superficie de trabajo.

Bujardas

La cabeza suele ser cuadrada de dientes distribuidos en filas, muy semejante a los bailarines, pero de mayores dimensiones. Sirven para preparar superficies para el pulido, pero se emplean para imitar la talla conseguida con la bujarda manual o el trinchante manual.

6.2. Herramientas

Ante la aparición de herramientas neumáticas y eléctricas, algunas de las herramientas manuales se han abandonado debido al ahorro de energía y tiempo. A pesar de ello, el dominio de las herramientas manuales de la labra de la piedra conlleva al futuro cantero la posibilidad de realizar trabajos adicionales en piezas preparadas anteriormente con máquinas, como por ejemplo labrar molduras o dedicarse a la restauración.

Mazo y maceta

Son herramientas de percusión formadas por un mago de madera y una cabeza de madera en el caso del mazo y metálica en el caso de la maceta. Las dos sirven para golpear herramientas en su cabeza, El mazo no debería emplearse con cabeza cónica, porque se abren las fibras de madera, y se emplea en trabajos delicados y finos, preferentemente en piedra blanda. La maceta permite realizar golpes fuertes y secos y suele emplearse especialmente con el puntero o escafilador sobre piedras duras.

Pico

Es una herramienta formada por una barra de hierro o acero y un mango de madera. Se emplea para piedras blandas como la arenisca. El ángulo de trabajo está entre 20 y 60º. El pico puede tallar de forma punteada, con grandes huecos, o de forma escodada, siendo mayores los impactos y provocando en la piedra rayas profundas.

Martillo

Herramienta de acero con dos cabezas rectangulares y mango de madera. Existen diferentes tipos de martillos: martillos de caras cóncavas, martillos trinchantes, martillos trinchantes de peine o picolas. Se emplean para eliminar material sobrante o para la talla, dependiendo del tipo de martillo.

Cuadro de texto: Martillo
Herramienta de acero con dos cabezas rectangulares y mango de madera. Existen diferentes tipos de martillos: martillos de caras cóncavas, martillos trinchantes, martillos trinchantes de peine o picolas. Se emplean para eliminar material sobrante o para la talla, dependiendo del tipo de martillo.

Bujarda

Herramienta con dos cabezas, algunas intercambiables, de acero con dientes piramidales. Se emplea para allanar e igualar las irregularidades de la piedra trabajada, dándole un aspecto rugoso. Se sostiene con las dos manos y debe colocarse perpendicular a la superficie de trabajo.

Puntero

Es una varilla metálica de acero, hierro o widia de sección circular u octogonal con el extremo afilado. El ángulo del filo dependerá de la dureza de la piedra (a mayor dureza, mayor ángulo). Además, dependiendo del trabajo a realizar, se utilizarán unos u otros, para acabados, el de menor sección y, para desbastes de piezas, el de mayor sección. Es una herramienta parecida al pico, pero más precisa y de sencillo manejo. La superficie de trabajo debe estar algo inclinada hacia adelante y el puntero hay que dirigirlo de derecha a izquierda.

Escafilador

Barra de acero, hierro o widia de sección octogonal, circular o rectangular con las esquinas biseladas. El filo biselado es de gran longitud y extremadamente cortante y tiene una ligera inclinación con respecto a la perpendicular del eje de la herramienta. Se sostiene oblicuo, manteniendo el filo paralelo a la línea de corte. La percusión se realiza con una maceta metálica, rápida y fuerte.

Escarfilador Ergonomico para trabajar piedra: Amazon.es: Bricolaje ...

Cincel o Escoplo

Herramienta de acero, hierro o widia con el filo en forma de cuña y de mayor longitud que el resto de la sección del cuerpo. El cincel se utiliza para múltiples operaciones: nivelar superficies, calados, grabados, tallas, etc. En el desbaste, se emplea para labrar las atacaduras perimétricas que sirven de guía para nivelar el resto de las superficies. También se puede rebajar con el cincel después de un trabajo con la gradina, para hacer ranuras o muescas. Dependiendo del trabajo a realizar, se colocará el cincel con un ángulo determinado. Se pueden efectuar varios tipos de tallas con el cincel: líneas rectas, oblicuas, formando ángulos, en damero, etc.

Gradina

Es una herramienta muy similar al cincel, pero con el filo formado por dientes de sección rectangular o trapezoidal. Puede llevar de 2 a 10 dientes. Para piedras blandas, el ángulo de trabajo es de entre 10 y 20º y, para piedras duras, ángulos de hasta 40º. Se emplea para nivelar superficies y para labrar partes inaccesibles para los martillos, como rebaje de molduras o detalles de esculturas. Cuando se emplean para rebajar superficies, antes debe estar la pieza trabajada a puntero. Se colocan a 30º de ángulo de trabajo y, cuando se emplean para rebaje de superficie, suelen disponerse siguiendo la diagonal a una de las caras.

Martillina

También llamada cincel bujarda, es una barra de hierro, acero o widia de sección circular o poligonal y con el filo de dientes en forma de punta de diamante, como la bujarda. Lo que la diferencia de la bujarda son las diversas formas que tiene: cuadrada, rectangular, triangular, octogonal o circular. Produce el mismo efecto que la bujarda, solo que sus impactos son menores, por lo que puede actuar varias veces sobre la misma superficie sin llegarla a perjudicar. Se emplea sobre piedras duras en zonas donde la bujarda no puede acceder. Se coloca totalmente perpendicular a la superficie de trabajo. Las tallas que se consiguen con la martillina son un abujardado medio y fino, pudiendo trabajar en áreas muy pequeñas debido a la reducida dimensión de su cabeza dentada.

6.3. Útiles de mecanizado: selección, colocación, comprobaciones, sustitución

Durante el mecanizado de piezas de piedra natural, el cantero necesitará una serie de herramientas y útiles para el proceso de labra, debiendo atender a los siguientes factores:

– Selección: antes de comenzar con el proceso, hay que seleccionar cada herramienta que se va a utilizar en las distintas fases: desbaste, modelado o labra y acabado. Hay que tener claros los útiles necesarios y acercarlos al banco de trabajo.

– Colocación: hay que asegurar las piezas en el banco de trabajo antes de comenzar el proceso de mecanizado. Las máquinas fijas tienen un sistema de fijación de las placas de piedra, mientras que, cuando se trabaja con equipos portátiles o herramientas manuales, se debe limitar el movimiento de la pieza para que tenga una base sólida y con los golpes no se mueva. Si la base es lisa, su propio peso lo inmoviliza. En caso contrario, se bloqueará con cuñas o tableros de madera. Para piezas pequeñas, se pueden encolar a otra pieza mayor y fijar esta.

– Comprobaciones: antes de utilizar ningún equipo o herramienta, hay que comprobar su estado. Es muy importante que las herramientas estén afiladas y que los discos de corte se encuentren en buen estado, probando estos equipos antes de trabajar con la pieza, ya que se puede perder el elemento o dañar la herramienta.

– Sustitución: en el momento en que ya se está en proceso de trabajo, se debe saber cuándo el equipo o la herramienta se encuentra en mal estado para seguir con el mecanizado.

Deja un comentario

error: Content is protected !!
Abrir chat